Columnas

La sostenibildad también implica a los turistas

Por: Altagracia Paulino

La pasada semana nos referimos a la norma ISO sobre la certificación del turismo responsable y sostenible, y esta semana nos llega la información de campañas en España que sugieren medidas para que los turistas se acojan a buenas prácticas para contribuir con el turismo sustentable.

Importantes cadenas de tiendas como El Corte Inglés fomentan los viajes responsables con recomendaciones, como elegir los destinos turísticos que tengan como estrategia la apuesta por la sostenibilidad, y el diario El País tituló: “Un turista responsable nunca compraría un imán para su nevera”.

La campaña para concienciar sobre qué llevar en la maleta, viajar de manera sostenible, implican la compra de artesanías locales, familiarizarse con la historia del lugar a visitar, sus tradiciones y saber cómo acercarse a los lugareños sin resultar irrespetuoso con sus valores y su forma de vida.

Sugiere también disfrutar del entorno sin dañarlo, no arrancar flores, ni corales, y para los que viajan a África, no comprar marfil para no contribuir con la caza furtiva de elefantes; todo esto sin contar con el uso de envases plásticos, cuyo uso ya es bastante restringido en Europa.

La campaña educa cómo contratar los servicios de un guía local, que conozca la población, que contribuya con el ambiente distendido y respetuoso que debe primar en un turista responsable y los ciudadanos con los que se relaciona en el lugar que visita.

“Necesitamos un viajero responsable, pero también un anfitrión que sepa de sostenibilidad y la responsabilidad turística”, es la expresión de Jesús Martin, presidente de Turismo Sostenible, Aethnic, de Barcelona.

Advierte que no todos los viajes publicitados son necesariamente sostenibles, ya que algunas agencias asumen como una moda el concepto de la sostenibilidad para ganar dinero, por lo que el viajero debe elegir previamente un destino donde haya garantía de que lo que se ofrece está realmente comprometido con el destino que apueste de manera real a la sostenibilidad.

Proponen buscar destinos que cuenten con alguna certificación, utilizar las guías que ya existen con las reglas para los turistas y los destinos responsables.

Una de las advertencias que hacen las guías es evitar lo que definen como “ecopostureo”, que es la mala práctica de tomar fotografías en un entorno natural sin el debido respeto al mismo, o fotografiarse con grupos de lugareños para subir la imagen a las redes sociales.

Con esto se entiende que el turista responsable no pued e ir haciendo fotografías como si fuera un cazador, por lo que debe pedir permiso a las personas antes de hacer la fotografía, así como contar con su anuencia para poder subirla a las redes.

La norma ISO 21401, de la que hablamos la semana pasada, certificará a los destinos que reúnan las condiciones para la sostenibilidad, tendrán en el turista responsable clientes seguros que avalarán lo que dicen si cumplen con esta norma.

La rapidez de la información en la aldea global ha hecho de los ciudadanos del mundo personas informadas y exigentes. Los consumidores han elevado su conciencia y los de Europa, que es un gran mercado, están exigiendo cada día estándares que no son tomados en cuenta en el turismo tradicional.

Es oportuna esta entrega para recordarles a todos lo que se van de Semana Santa, que deben ser responsables de la basura que generen, que no tiren botellas ni fundas plásticas en los ríos y playas a los que asistan.

Los turistas dominicanos deben aprender de las normas ya mencionadas para que sus vacaciones sean seguras para ellos y su entorno. Un mundo mejor es posible.

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos