Columnas

Leonel Fernández y Luis Abinader a la cita de mayo

Por: Ramón Núñez Ramírez

Creo en las firmas encuestadoras que realizan su trabajo científicamente, como Asisa, Berland y Penn, para solo citar tres, aparte de los sondeos realizados en oficinas públicas y privadas, apuesto a que en las primarias del próximo domingo Leonel Fernández y Luis Abinader van a resultar ganadores con un amplio margen, lo cual va a permitir unificar sus respectivos partidos.

Luis Abinader, en su segunda participación, es un político joven, con ideas interesantes, es sin lugar a dudas el líder de la oposición y tiene muchas probabilidades de convertirse en presidente en mayo próximo si el candidato, en un caso remoto, fuera el delfín del presidente Medina o si el PLD, de forma suicida, no se unifica en torno al líder.

Leonel Fernández, para tomar prestadas palabras de nuestro embajador ante la OEA, Gedeón Santos: “….el Dr. Leonel Fernández, no solo es el más depurado líder del conocimiento con que cuenta el país, sino también el mayor activo global para conectarnos sin demora al intrincado mundo del siglo XXI”

Sus detractores lo quieren presentar como un hombre ambicioso, pues tras tres periodos de gobierno pretende volver, sin embargo esa es una de sus fortalezas: la experiencia adquirida en una obra de gobierno extraordinaria, pero también los errores, que los hubo, y que de seguro enmendará en una nueva gestión.

El periodo 1996-2000 fue de grandes realizaciones, de modernidad, de preservación del crecimiento con estabilidad. En ese momento, cuando no se hablaba de 4ª Revolución Industrial, concibió el ITLA, el Parque Cibernético y sembró el país de obras.

En 2004 el pueblo lo llevo de nuevo a palacio, asumió una economía con una caída del PIB de -1.3%, una inflación anualizada al mes de agosto de 51.84%, el tipo de cambio en 41×1, Reservas Internacionales negativas y 1.5 millones de nuevos pobres.

Parecía una tarea de varios años la recuperación, sin embargo en diciembre la tasa de cambio se había reducido a 30×1 y el año siguiente, 2005, la economía estaba creciendo a una tasa de9.0% y la inflación en 7.44%. La economía y la confianza se habían recuperado gracias a la visión y la acción de un Estadista.

Leonel Fernández no la tuvo fácil en esos ocho años, debió enfrentar la pérdida de empleos en las zonas francas, debido a la culminación del Acuerdo Multifibras y la inundación mundial de manufactura baratas de oriente, en 2007 el choque mundial de los precios, cuando el barril de petróleo llegó a costar US$150, y la crisis financiera y recesión global en 2008-2009.

A pesar de esos eventos el crecimiento promedio del PIB fue de 5.9% en 2004-2012, el PIB medido en dólares aumentó de US$23,186.6 en 2004 a US$60,739.9 en 2012, la inflación promedio de 5.5%, la pobreza disminuyó de 49.5% a 41.2%, se construyo el Metro, proyectos viales importantes como la Autovía del Este y multitud de obras y la deuda externa se mantuvo tal como la recibió en 2004 en 32% del PIB, mientras la consolidada se redujo de 46.9% del PIB a 41.2% del PIB.

En lo institucional se aprobaron el conjunto de leyes contentivas de la Reforma de la Administración Fiscal, con el consenso nacional se promulgó la ejemplar Constitución de 2010 y el Banco Central emprendió la Reforma Financiera.

Todas las encuestas responsables apuntan a un gran triunfo del pueblo en las primarias abiertas del próximo domingo. Leonel y Luis serán los contendientes el 17 de mayo de 2020. Esperemos que el voto automatizado sea la expresión de la voluntad mayoritaria.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos