Diáspora

Little Santo Domingo, el barrio de dominicanos en Miami en riesgo de desaparecer

Un barrio en el vecindario de Allapattah, ubicado en Miami, Florida,  y conocido como «el pequeño Santo Domingo» es uno de los 11 lugares históricos que están «en peligro» en Estados Unidos, según un informe divulgado este mes, que señala el aumento de las rentas y la demolición de estructuras antiguas como las principales amenazas.

Little Santo Domingo, calificado como «el corazón cultural de Allapattah», es un corredor comercial clave en uno de los barrios más antiguos de Miami, explica el National Trust for Historic Preservation, una organización sin fines de lucro que lucha por conservar los lugares históricos de Estados Unidos.

El barrio, construido en tierras indígenas y luego poblado por residentes blancos y afroamericanos, finalmente comenzó a albergar migrantes latinos en las décadas de 1960 y 1970 con el establecimiento de muchos cubanos que huían de la revolución. También comenzaron a llegar migrantes de América Latina y el Caribe, llegando a ser un 75 % hispano en 1975. 

(FUENTE EXTERNA)

Para la década de 1980, el corredor comercial de la avenida 17 fue «revitalizada por inmigrantes dominicanos y rebautizada como el ‘Pequeño Santo Domingo'», sin embargo, en la actualidad la zona es afectada por un aumento generalizado de las rentas, un desarrollo inmobiliario que obliga al exilio a sus residentes de antaño y la demolición de estructuras más antiguas.

«La proximidad del vecindario histórico a otras áreas atractivas de Miami amenaza a Little Santo Domingo con un desarrollo excesivo, desplazamiento y eliminación cultural», explica la organización sobre el proceso que preocupa a los residentes, no solo por su impacto en las pequeñas empresas, sino en la pérdida de su identidad, mayoritariamente dominicana. 

De acuerdo con Mileyka Burgos-Flores, directora ejecutiva de Allapattah Collaborative CDC, «Little Santo Domingo es una joya cultural, un lugar donde los peluqueros arreglan a famosos jugadores de béisbol nacidos en República Dominicana y los sastres crean vestuarios a medida para los artistas caribeños de reggaetón».

Burgos-Flores le explica al medio Axios de Miami que, el pequeño barrio es «el epítome del sueño americano», donde los migrantes llegaron en busca del «sueño americano» y construyeron sus propios negocios: «Creemos que Little Santo Domingo es uno de los últimos lugares en la nación donde esa narrativa tiene la oportunidad de sobrevivir, una última frontera del ajetreo y el espíritu empresarial de los inmigrantes», subrayó.

Los activistas señalan que el aumento de los alquileres en Allapattah ha obligado a los residentes a irse y a las empresas a cerrar.

«Aquellos que lograron quedarse corren todos los días el riesgo de ser eliminados por un aumento en el alquiler o de perder sus escaparates por la demolición», dice Burgos-Flores.

Para poder rescatar la memoria del Little Santo Domingo, sobre todo por su valor para los migrantes que día a día trabajan por el «sueño americano», organizaciones han promovido la capacitación, asistencia técnica y conexión de propietarios con oportunidades de ayuda económica para fortalecer a las pequeñas empresas. 

Mientras que para equilibrar los alquileres, Allapattah Collaborative lanzó recientemente el proyecto identificado como Thrive in Place Fund con el que pretende ayudar a comprar propiedades comerciales en el vecindario. 

El fin del proyecto es asociarse con South Florida Community Land Trust para colocar las propiedades adquiridas en un fideicomiso de tierras, que permitiría a la Colaborativa «preservar su asequibilidad para siempre», según explicó Burgos-Flores para Axios.

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba