Reportajes

Lo que se sabe del asesinato y tortura de Fátima, la niña de 7 años cuyo caso conmociona a México

BBC News Mundo

Fátima Cecilia Aldrighett Antón desapareció el 11 de febrero cuando esperaba a su madre al salir de clases. Una mujer se la llevó.

Días después, el sábado 15, su cuerpo sin vida apareció con huellas de violación y tortura dentro de un costal envuelto con una bolsa de plástico, a menos de 5 km de su escuela.

Tenía 7 años de edad.

El vocero de la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México (FGJCM), Ulises Lara, confirmó la identidad de la menor tras un examen genético del cadáver.

Y este miércoles, las autoridades detuvieron a dos personas, Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera, como los sospechosos de haber cometido la «sustracción ilegal» de la menor y posterior asesinato.

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, indicó que la pareja fue detenida en la zona conurbada de Ciudad de México.

El cuerpo fue abandonado cerca de la escuela donde estudiaba y a unas calles de su casa, en el barrio de Tulyehualco, en el sur de Ciudad de México.

Las versiones de qué pasó con la menor fueron cambiando con el pasar de los días, pero la detención de Cruz y Reyes ha arrojado luz sobre el crimen que ha indignado al país.

La mujer que la tomó

Desde el miércoles 12 comenzó una campaña en la alcaldía Xochimilco, en el sur de Ciudad de México, y en redes sociales para encontrar a la niña de 7 años.

La menor asistió como todos los días a la escuela primaria Enrique C. Rebsamen en el turno vespertino. A las 18:30 debía ser recogida por su madre, María Magdalena Antón, pero la mujer se retrasó.

Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes NájeraDerechos de autor de la imagenSSCCDMX
Image captionGladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera son los principales sospechosos del asesinato de Fátima.

Videos de vigilancia mostraron que una mujer, presuntamente Gladis Giovana Cruz, fue quien se llevó a la niña del colegio hasta una vivienda ubicada a unas cuantas calles del colegio, como se comprobó posteriormente a través de videos de vigilancia e investigaciones.

Las autoridades educativas investigan por qué la niña fue entregada por los profesores o director de la primaria a una persona no autorizada para recogerla.

En los videos divulgados, Fátima Aldrighett camina tomada de la mano de la mujer, con quien se le ve incluso conversando mientras avanzan por las calles del barrio.

Fátima cámaraDerechos de autor de la imagenFISCALÍA CIUDAD DE MÉXICO
Image captionCámaras de seguridad grabaron a la mujer que se llevó a Fátima.

Este jueves, el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García, informó que Gladis Giovanna Cruz no era extraña para la familia de Fátima.

«Era conocida de los familiares de la víctima. Los entrevistados, y diversas denuncias, coincidieron en reconocer a la mujer que se aprecia en el video como conocida de la familia», dijo el funcionario.

«No fue por dinero»

El cuerpo sin vida de Fátima Aldrighett fue encontrado tras una denuncia ciudadana en un terreno baldío ubicado a unos 3 kilómetros de la escuela el 15 de febrero, cuatro días después de que familiares y vecinos comenzaron a buscarla.

La fiscal Ernestina Godoy confirmó que, de acuerdo con la necropsia, la pequeña sufrió abuso sexual y golpes antes de morir. En la vivienda de Cruz y Reyes había «cinchos de plástico» con los que presuntamente mantuvieron atada a la niña, indicó el secretario Omar García.

«Fue un crimen atroz, fue un feminicidio. Es una tragedia verdaderamente grave. No fue por dinero el móvil. De ahí a las intenciones que haya tenido el sujeto, en su momento la Fiscalía General de Justicia lo comentará», explicó.

María Magdalena AnthonDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionMaría Magdalena Anthon es la madre de Fátima Aldrighett.

El funcionario también señaló que las evidencias e investigaciones, incluida la detección de ADN de la niña en la casa de los detenidos, hace muy probable que los sospechosos sean procesados por el crimen.

«Es de los casos en los que hay una gran cantidad de indicios y de evidencias para poder obtener las órdenes de aprehensión», dijo García.

Autoridades cuestionadas

Muchos cuestionaron la forma como la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México abordó el caso.

Familiares de la menor denunciaron que las autoridades se negaron en principio a recibir la denuncia de la desaparición, pues de acuerdo con sus protocolos es necesario esperar 72 horas para empezar la búsqueda.

La alcaldesa Sheinbam ha señalado que hubo una «cadena de negligencias» en el actuar de las autoridades involucradas, incluida la primera atención de la denuncia.

Cartel de apoyo a la familia de FátimaDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionLas muerte de Fátima desencadenó protestas en México.

Según la familia ese tiempo fue decisivo. «Si nos hubieran brindado realmente más apoyo mi hija seguiría viva», dijo Magdalena Antón, la madre de la menor.

«El mismo día que se perdió mi hija no se pudo levantar ninguna denuncia, la hicimos hasta el día siguiente», explicó. Fueron remitidos a una fiscalía especializada en desaparición de personas donde iniciaron el proceso el 12 de febrero.

Además, se sabe que el director de la escuela donde estudiaba la menor fue separado del cargo, y se revisa la manera como se aplicó el protocolo para entregar a la niña, pues la regla es que si los estudiantes no son recogidos por familiares autorizados deben entregarse al Ministerio Público para su custodia.

Funeral FátimaDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEn el barrio donde vivía Fátima sus vecinos prepararon el funeral.

Los familiares de Fátima insisten en que se pudo evitar el crimen. «No es posible que hayan pasado todos estos días, que la familia haya tenido que dar todas las pistas y hacer el trabajo para encontrarla», dijo Sonia López, tía de la niña.

«No es posible que se hayan perdido horas fundamentales para dar con ella. Pudo haber sido encontrada con vida y nadie nos hizo caso«.

Ola de indignación contra los feminicidios

El asesinato de la niña llega en plena ola de indignación por el asesinato la semana pasada de Ingrid Escamilla, lo que desencadenó tensas manifestaciones contra los feminicidios.

En la capital mexicana se registraron 68 en 2019, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El presidente Andrés Manuel López Obrador culpó al neoliberalismo de este tipo de crímenes.

«Se miden los homicidios, pero no se mide el grado de descomposición social que produjo el modelo neoliberal», dijo el mandatario en rueda de prensa, una respuesta que ha sido criticada por muchos en México.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos