Cartas del Lector

Los centros educativos

El Estado es el instrumento político jurídico y administrativo que ejerce su autoridad sobre las actividades de los individuos de un territorio, de suerte que en un territorio determinado no debe haber actividades que no estén reguladas por las leyes que dictan las autoridades legítimamente elegidas por los ciudadanos que habitan el terruño de que se trate.

De ahí que nos preguntemos cómo es posible que en nuestro país un sector de la educación, el privado, no esté controlado por ninguna instancia gubernamental, de suerte que los propietarios de los centros educativos privados, establecen a su capricho las reglas por las que deben regirse sus respectivos centros de enseñanza, que se asemejan más a un negocio que a un medio de servicio social tan importante como la escuela que valioso papel juega en la transmisión de la cultura de una generación a otra.

En los centros educativos privados los propietarios establecen a su antojo las cuotas a pagar por los estudiantes, las inscripciones, las reinscripciones, los tipos de libros que deben utilizar, el monto del pago que deben dar a los profesores, de suerte que con la reinscripción vienen cobrando en año calendario casi completo a los estudiantes.

En consecuencia, creo conveniente que el nuevo gobierno que encabeza Luis Abinader y los congresistas que habrán de ocupar las cámaras legislativas, deben propiciar una modificación de la ley que crea el Ministerio de Educación para darle poderes a esa Institución para que pueda regular los centros educativos privados, o bien proponer la creación de una superintendencia de centros educativos privados que tenga a su cargo controlar la labor de los centros educativos privados, a todo lo largo y ancho de nuestra República.

Manuel Andujar

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también

Close