Cartas del Lector

Los feminicidios

Señor director:

Difícil la situación de los feminicidios en nuestro país, más cuando las autoridades no crean mecanismos para impedir los asesinatos de mujeres y madres por aquellos que se creen dueño del control y de la vida de estos seres humanos, los cuales consideran que es una obligación estar con ellos a la mala, o a la buena.

Muchos feminicidios se deben a la falta de educación y al deterioro de esta sociedad con respecto a la falta de orientación y protección que se le debe brindar a la familia, pues en esta sociedad los organismo que la deben ofrecer están inmersos en actos de corrupción y de enriquecimiento ilícito, lo que para ellos tiene más importancia que la vida de un ser humano, por eso hay que buscar la mejor manera de que a un hombre que amenaza a su ex o pareja no se le descontrole el cerebro, porque si no se hace, de seguro que ejecutara su acto criminal.

El año 2019 terminó con un balance de más de setenta mujeres asesinadas por ex y por compañeros, en tanto que al inicio del año 2020 ya se había producido el asesinato de cinco. Todos los crímenes contra mujeres madres han dejado en la orfandad más de doscientos niños, hechos que son estremecedores.

Ningunas medidas pueden catalogarse de arbitrarias e ilegales si con las mismas se trata de proteger la vida de un ser humano, las arbitrariedades valen menos que la vida misma, pues ya estamos hartos de tantas lamentaciones, promesas y mucho hablar, y no se enfrenta como se debe esta problemática social. A falta de métodos y programas por parte de las autoridades para controlar los feminicidios, este colaborador expone a continuación dos alternativas:

Crear un Centro Especializado con psicólogos preparados, y contratar un personal extranjero que sirvan de enseñanzas y soportes a los mismos, dicho centro debe tener una policía especial, no cualquier policía, para cuando una mujer exponga sus quejas por amenazas de muerte, esta policía se encargará de buscar y conducir al acusado a este centro, y citar también a la esposa o ex esposa para ser sometidos a una especie de terapia las veces que sea necesario, si ambos trabajan, la institución debe estar en la obligación de dar los días necesarios que dure la terapia. Ahora bien, en ese espacio de tiempo la mujer tiene que asilarse en su casa, en el centro donde se busca detener el conflicto o protegerse con ayuda de familiares, ya que como sabemos su amenazador estará suelto y puede cometer su locura de quitarle la vida, como ha sucedido.

Jose Daniel Santana

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba