Pelota Invernal

Los Gigantes asumen el comando a todo galope

Ozuna volvió a irse para la calle y Peguero remolcó cuatro para guiar el triunfo 10-5 en el Estadio Tetelo Vargas

Los Gigantes perdían 5-1 al inicio del tercer episodio y ya en el cuarto estaban arriba 6-5. No temáis, Ozuna y el selfi están aquí. El resto fue un concierto de carreras y una cómoda victoria para tomar comando de la serie final otoño-invernal.

Ozuna conectó jonrón, Carlos Peguero remolcó cuatro y los Gigantes derrotaron anoche 10-5 a las Estrellas Orientales, en un partido celebrado en el Estadio Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís. Con su triunfo, los dirigidos por Luis “Pipe” Urueta asumen el control 2-1 de la última ronda del torneo que está pactada a un 7-4. La final recesa hoy y se continuará a partir de mañana sin descanso hasta el lunes en caso de ser necesario.

El palo de Ozuna, apodado “El Oso”, fue en la parte alta del cuarto episodio ante los envíos del relevista y derrotado Wei-Chieh Huang (0-1), un aldabonazo de dos carreras que pasó por encima de las vallas del jardín izquierdo tras ser conectado en conteo de 3-1, virando el marcador 6-5 a favor de los Potros.

El Tetelo Vargas fue apagado momentáneamente tras ese jonrón, celebrado por Ozuna y sus compañeros en la goma con el famoso autorretrato que es motivo de debates en redes sociales.

El lanzador ganador fue Luis Leroy Cruz (1-0), quien trabajó dos entradas y dos tercios en calidad de relevo. Fue la segunda derrota en línea de las Estrellas, luego de haber ganado ocho en forma seguida. De su lado, los Gigantes sumaron su segundo triunfo seguido.

La escuadra del “Jaya” no terminó de la mejor manera en el Todos contra Todos, pero ha ganado tres de los últimos cuatro. Lo mismo aplica para Ozuna, quien cerró la semifinal con pobre rendimiento ofensivo, especialmente con hombres en posición anotadora, pero lleva jonrón en las dos victorias de los Gigantes en esta serie final.

En el partido del martes, el jardinero izquierdo remolcó tres de las seis vueltas de su equipo, gracias a un vuelacercas que puso a vibrar el Julián Javier.

Durante el encuentro se produjeron dos incidentes sin mayores consecuencias. En el primero estuvo envuelto Moisés Sierra, lo que llevó que ambas bancas se vaciaran en el quinto episodio, y otro en el séptimo con Ozuna y varias personas que se encontraban en las gradas de lado izquierdo del estadio.

Por segunda ocasión seguida, el picheo de la tropa verde volvió a fallar. Como sucedió el martes en San Francisco, su abridor no pudo mantener la ventaja inicial que se le dio. Por su parte, el relevo de los ganadores hizo acto de presencia y José Sirí brilló con varias jugadas espectaculares en el jardín central.

Fuente: EL Caribe

Comentarios para este artículo

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias