Deportes

Los jugadores cargan municiones de datos para enfrentar a dueños

Los peloteros someterán esta semana su contraoferta

En febrero, los Yankees tenían la nómina más alta para 2020 antes de que el COVID-19 lo trastornara casi todo y si se aplicaba el prorrateo que los jugadores entendieron del acuerdo del 26 marzo llegaría a la mitad, es decir, US$125 millones. Pero la fórmula que sometió el martes la MLB a los jugadores para comenzar a jugar en julio la baja hasta los US$59 millones, aún la más alta.

La oferta de los propietarios representaría un recorte de US$800 millones a lo “transado” apenas hace dos meses, lo que ya complica las relaciones con el tiempo para negociar encima. Los Dodgers verían reducidos sus compromisos de plantillas de US$201 MM hasta los US$54 MM y los Marlins de US$46 MM a US$8 MM.

Este lunes fue colocado como día clave para conocer la contrapropuesta de los jugadores y así cumplir los tiempos críticos para que la temporada se inicie a principio del mes próximo. Pero el sindicato de peloteros se pasó el fin de semana hurgando en “fuentes confiables” donde pudiera conocer las finanzas reales de los equipos, más allá de los datos especulativos.

Pero ni las 30 organizaciones ni la MLB son empresas públicas (no cotizan en bolsa), por lo que no están obligadas a revelar sus cuentas más allá de a las autoridades fiscales.

Ya en abril de 2012 Forbes daba una valoración de US$1,400 millones a los Dodgers, sin embargo Guggenheim Group tuvo que desembolsar US$2,100 millones para comprarlo en septiembre de ese año. Los Marlins eran valorado en la prestigiosa publicación financiera en US$940 millones a principio de 2017 y para septiembre de ese año Bruce Sherman y Derek Jeter pagaron US$1,200 millones por el club.

Semana de cifras

Una vez Tony Clark, jefe del sindicato, termine su borrador esta semana, lo enviará por correo físico a las cuadras que separan su oficina de la del comisionado Rob Manfred en Nueva York, para saber si se encontrará un punto común.

Los peloteros ya perdieron alrededor de US$2,000 millones por el parón del COVID-19 y de los US$4,000 MM que tenían contemplado a principio de marzo tendrían que conformarse con US$1,200 MM para uniformarse esta semana y comenzar las prácticas.

En la última década el valor de las franquicias de la MLB se incrementó en un 300% hasta llegar a los US$1,850 millones, de acuerdo a Forbes. En ese trayecto, el salario promedio de los jugadores creció un 40% hasta los US$4,4 millones, según AP.

Rentas altas

La propuesta salarial de los dueños, que argumentan que jugar sin público les ocasiona pérdidas de casi US$700,000 por juego, reduce en un 40% los compromisos que tendrían que asumir si el acuerdo del 26 de marzo se aplicaba con el lenguaje más básico.

De hecho, su anzuelo termina golpeando los pagos de esa minoría de jugadores que se lleva la mayor tajada.

De los 1,410 jugadores que vieron acción la temporada pasada del Big Show solo 124 recibieron salarios superior a los US$10 millones, el 9%, mientras que 40 de ellos llegaron al menos a los US$20 MM (el 3%), de acuerdo a Paul Hembekides, de ESPN. Habían 140 programados a superar el umbral de los US$10 MM en 2020 y 47 los US$20 MM.

De ahí que quienes primeros lanzaron la advertencia de que no estaban dispuesto a jugar bajo las condiciones planteadas la semana pasada fueron las grandes rentas: Max Scherzer, Blake Snell y Bryce Harper.

El tiempo de servicio en 2019

0-1 años 30%

1-2 años 16%

2-3 años 11%

3-4 años 9%

4-5 años 6%

5-6 años 6%

6+ años 21%

Nota: Años de experiencia entre los jugadores el año pasado.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba