Reporte Ciudadano

Los malos olores afectan la vida en la Ciudad Colonial

Comerciantes, vecinos y visitantes dicen que el mal olor es fuerte y se extiende

Visitar la Ciudad Colonial para disfrutar de un ambiente agradable, podría ser frustrante si se camina por las calles Las Damas y Hostos debido a los malos olores que salen constantemente de las alcantarillas.

Comerciantes de Las Damas afirman que es insoportable el fuerte olor a podrido, pero sobre todo después del mediodía y hasta entrada la tarde.

Una comerciante que no quiso ser identificada, dijo que los turistas se quejan del mal olor y cree que la disminución en las ventas de algunos artículos que exhibe tiene que ver con el problema.

Deploró que se esté celebrando en el lugar el denominado el desfile “DominicanaModa”, evento al que asisten diversas personalidades, y se mantenga el problema.

Algunos propietarios de negocios de expendio de alimentos y bebidas decidieron colocarles planchuelas a las parrillas para disminuir un poco el mal olor, pero cuando hace brisa todo el lugar se inunda por lo que han tenido quejas de parroquianos.

Similar situación ocurre en la calle Hostos casi esquina El Conde. Allí hay una parrilla de la cual sale una sustancia espumosa grasosa que hiede hasta desesperar, dicen vecinos y dueños de negocios.

El subdirector de Operaciones de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo, Luis Salcedo, informó que no ha recibido reportes sobre esos problemas y prometió enviar una brigada para hacer un levantamiento de situación y tomar los correctivos de lugar.

“Vamos a enviar una brigada a ver lo que pasa, ahí en la Zona Colonial, hemos tenido en el pasado algunos inconvenientes y hemos detectado problemas en las trampas de grasa de algunos negocios”, dijo Salcedo.

Otro problema registrado no solo en Las Damas y la Hostos, sino en tramos de otras vías de la Ciudad Colonial, es el hundimiento de algunos adoquines, sobre todo cerca de la casa del arzobispo, que cuando llueve se convierten en charcos.

Por: Adalberto de la Rosa

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba