Diáspora

Los migrantes RD en Europa enfrentan dificultades acceso planes de pensión

Los flujos migratorios de dominicanos hacia los principales destinos de Europa no han sufrido variaciones importantes en los últimos años, aunque en algunos destinos ha habido disminución, lo cual se atribuye a situación económica.

En términos de protección social, los emigrantes enfrentan problemas como acceso a pensión por vejez o empleos formales debido a su inserción laboral tardía o bajo nivel de instrucción.

Estas son partes de las conclusiones de la compilación de estudios titulado: «Migración internacional y protección social», elaborado por el Instituto Nacional de Migración y el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales.

Caso España. La población dominicana residente en España es eminentemente femenina, con cerca del 60% proveniente en su mayoría de la zona Sur del país con un bajo nivel académico y baja cualificación laboral. Las mujeres realizan labores domésticas y los hombres de construcción y agricultura.

Para el 2017 esa diáspora dominicana se estimó en 154,681 personas para un aumento de 35,191 con relación al 2011. Para la década 1981-1990 el incremento de migrantes fue superior al 200 por ciento, llegando a subir al 275% entre 2005 y 2011, debido a las redes de apoyo y procesos de reagrupación familiar.

Sin embargo, el porcentaje de personas con menos de cinco años de haber llegado es el menor con un 20 por ciento lo que podría ser el reflejo de la disminución del atractivo del país debido a la crisis económica de los últimos años, según el estudio.

Un 71.7 por ciento de la diáspora dominicana viven alquilados y un 5.6% en hacinamiento, superando al resto de inmigrantes. El 70.9% de los hogares es dirigido por mujeres. El 30% de los inmigrantes completó el bachillerato y el 82.7% tiene entre los 15 y 64 años.

Un 24.8 por ciento estaba en paro laboral y 14.9% laboraba en tiempo parcial, representando casi el doble con relación a la población nativa, lo que se atribuye al nivel educativo.

En Italia. Para 2017 la población dominicana en Italia se estimó en 43,012 personas. Pese a que se ha mantenido en crecimiento en los últimos 27 años, a partir de 2005 empezó a decrecer. La migración dominicana en Italia es joven y femenina principalmente. El 69 por ciento son mujeres y el 90 % tiene entre 15 y 64 años de edad.

El estudio refiere que hay poca información estadística respecto a ese grupo de migrantes, pero que debido a la característica, se considera que en materia de protección social uno de los principales requerimientos es la inserción en el mercado laboral.

Suiza. Al 2017 los dominicanos en Suiza se estimaron en 11,554 personas para el 0.004% de la población migrante. Aunque en términos absolutos se ha mantenido en aumento, desde 2000 ha habido un decrecimiento con apenas 400 personas entre 2015 y 2017.

Las características son similares a los migrantes dominicanos de otros países con un 69.7 % de mujeres jóvenes y más del 90 % se encuentra entre los 15 y 64 años de edad. El envejecimiento de la población suiza se presenta como una potencial oportunidad para la diáspora dominicana afianzarse en ese país, cumpliendo con sus requerimientos de aprendizaje de idioma y cultura.

Diáspora en Alemania. Al 2017 la cantidad de dominicanos en Alemania era de 11,127 personas, lo que representa un aumento de 11 veces con relación al 1990, cuando había 1,012 residentes. Pese a este crecimiento ha ido decreciendo. La mayoría de migrantes son mujeres jóvenes que se encuentran insertadas en empleos parciales con los que pueden combinar con labores del hogar y el cuidado de los hijos.

En materia de protección social, en Alemania existen programas que no distinguen el estatus migratorio de la población. Además, la diáspora dispone de acceso a los programas de promoción de empleos, seguro de accidentes de trabajo y rehabilitación de personas con discapacidad.

En Holanda. Con 9,383 dominicanos al último censo, los dominicanos en Holanda han crecido en un ritmo lento, ya que para 1990 estaban estimados en 2,403. En cuanto a las características, no varían del resto de los países.

Si bien el peso mayor de la población dominicana en ese país se concentra entre los 15 y 64 años, es de resaltar que en el caso de las mujeres un 8.3 % tiene 65 años o más, lo que indica una población femenina más envejecida.

Eso implica que las mujeres tienen una mayor vulnerabilidad que los hombres y los nativos, ya que podría carecer de una pensión por vejez por no haber cotizado a la seguridad social a los largo de su vida laboral.

HOY

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba