Editoriales Invitados

Los traumas de nuestra sociedad

Nuestro país está dando señales, cada día, de los muchos focos infecciosos que corroen su cuerpo social debilitando todos los valores que antes constituían su mejor soporte.

En una mezcla de muchos síntomas que, por lo visto, tienen su punto de partida en el descalabro de la familia. Desde que se pierde la unidad, allí mismo decaen, en cadena, las responsabilidades que corresponden a los padres como guías y protectores de sus crías.

Los hijos, desprovistos de la autoridad, la disciplina, el acompañamiento y la orientación de los padres, entran demasiado temprano en unos escenarios en los que abundan aberraciones humanas y peligros reales, como el de las adicciones a las drogas, el pandillerismo, la sexualidad sin límites, los abusos y las agresiones entre ciudadanos, el irrespeto a la vida humana, la burla de las leyes y el comportamiento despreciativo de muchos hacia los paradigmas morales.

La metástasis del cáncer social las sentimos y las sufrimos día a día, en el decaimiento de las esperanzas y las aspiraciones de una juventud que cree que no tiene buenos ni amplios horizontes al carecer de oportunidades para el empleo, los estudios y el ascenso social.

Pero también se percibe en el estado de inseguridad ciudadana, que paraliza iniciativas productivas, inversiones, proyectos de largo plazo, hasta el punto de que según un estudio de la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos, el factor criminalidad ha ahuyentado planes de inversión por un equivalente al 1.8 por ciento del Producto Bruto Interno.

Estos y otros componentes del trauma social los aborda el LISTÍN DIARIO desde hoy, mediante una serie de reportajes preparados por un grupo de periodistas de distintas secciones, siguiendo la línea editorial de enfocar y profundizar la investigación de los problemas que afectan a los dominicanos en cualquiera de sus entornos, con el propósito de despertar la conciencia nacional frente a este cuadro de peligros latentes y envilecedores.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba