Curiosidades

Madre y profesional, ¿cómo organizarte y sacar tiempo para ti misma?

Para crear tu propio espacio personal siendo madre no hace falta una varita mágica, sino simplemente organizarte; te damos algunos consejos para hacerlo

Entre ser madre, esposa, ama de casa y profesional, al final del día, cuando sacas los cálculos, es casi imposible encontrar un huequito en la agenda para ti misma. Aunque es totalmente normal y hasta cierto punto válido que quieras ocuparte de tu hogar y seres queridos, debes saber que tú también importas y mereces dedicarte tiempo para hacer esas cosas que disfrutas sin que nadie te moleste.

Para crear tu propio espacio personal no hace falta una varita mágica, sino simplemente organizarte. Y claro, estamos conscientes de que suena mucho más sencillo de lo que en realidad es. Esa es la razón por lo que hemos recopilado estos 5 consejos que comparte la couch y escritora Gianny Liranzo en su guía ‘Estrategias para crear tiempo para ti’, que de seguro te ayudarán a hacer un cambio positivo en tu vida.

Organízate con listas

Las listas son bastante útiles a la hora de organizar el tiempo, pues permiten pasar balance de todas las actividades diarias con las que debes cumplir sin tener que dejarle todo el trabajo a la memoria, la cual puede fallar.

Para crear tu lista, divide las actividades en mañana, tarde y noche para mayor flexibilidad. Si eres de las que no se lleva muy bien con las agendas físicas, opta por aplicaciones como Wunderlist o el Keep de Google que, además de ser muy buenas, tienen muchísimas opciones como resaltado con colores y tachado que te facilitaran el proceso.

Prioriza

En primer lugar, debes reconocer que no eres capaz de hacerlo todo en un solo día y que, aunque veas que tu amiga o compañera de trabajo parece ser más eficiente que tú, no es sano compararte con nadie, ya que no todas vivimos bajo las mismas circunstancias.

Una vez tengas esto claro, el segundo paso es calificar tus tareas en urgente, importante y posible, colocando a cada una un lapso estimado para tener mayor control de tu tiempo. Este ejercicio te ayudará a darte cuenta de que no todas las cosas por hacer que ocupan tu mente son realmente de vida o muerte, sino que muchas de ellas pueden esperar, las puede hacer otra persona o ni siquiera hay necesidad de hacerlas.

Aprende a delegar

Delegar puede ser todo un desafío, sobre todo para las mujeres, puesto que somos perfeccionistas por naturaleza y sentimos que necesitamos ocuparnos de absolutamente todo para que las cosas estén bien. Sin embargo, aunque no haya alguien capaz de cuidar a tus hijos, atender el hogar o hacer las asignaciones del trabajo igual que tú, sí hay quienes pueden hacerlo muy bien.

Para empezar de a poco a soltar tu frenesí de controlarlo todo, empieza a hacer pequeños ejercicios de ir delegando tareas sencillas de esas que se encuentra en tu lista de ‘posible’. Esto te permitirá ir tomando confianza en el proceso de delegar, ser más flexible con los resultados y valorar el esfuerzo y capacidad de los demás.

Mantén una rutina

Establecer una rutina no solo te facilitará el manejo de tu trabajo, la casa y los hijos, sino que también les permitirá a tus pequeños fluir y funcionar mejor. Claro, esto no quiere decir que debas ser cien por ciento estricta con ellos.

Cuando les inculcas que, por ejemplo, deben ir a la cama siempre en el mismo horario, automáticamente estás generando tiempo para ti, pues si a las 9:00 de la noche ya están durmiendo, sabes que todos los días a partir de esa hora puedes programar actividades para hacer sin interrupción.

Aprovecha tu capacidad de multitasking

Uno de los superpoderes de las mujeres (especialmente de las madres) es el don de hacer varias tareas al mismo tiempo. En este caso, según dice la autora de la guía, no se trata de poder hacer 30 cosas al mismo tiempo, sino de desarrollar la capacidad de aprovechar y maximizar el tiempo siendo conscientes del momento.

En otras palabras, puedes sacarle provecho a esta capacidad para hacer que el tiempo que dedicas para ti sea mayor. Por ejemplo, si tienes que ir al médico y sabes que te toca esperar, puedes llevarte tu ordenador portátil o usar tu celular para ver series, o escuchar un audiolibro mientras cocinas.

 

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos