Sociedad Civil

Marcha Verde insiste en su lucha contra la corrupción y la impunidad

El movimiento siente que no han avanzado en este aspecto.

El movimiento Marcha Verde pidió la dimisión de los jueves electorales, la destitución y del Procurador General de la República Jean Alain Rodríguez porque, supuestamente, avalan la corrupción en las instituciones que dirigen, incluyendo la impunidad en los casos de violencia de género.

En un documento que contiene la aprobación de otros puntos aprobados en la XIV Reunión de la Coordinación Nacional Verde, también exigen la dimisión de los jueces de la Junta Central Electoral, porque entienden que fallaron en sus roles de árbitros en las pasadas elecciones primarias, perdiendo la confianza en gran parte de la población.

Marcha Verde hizo alusión a la denuncia de la empresa Deloitte & Touche SA que el pasado viernes dejó sin efecto su contrato con la JCE para realizar una auditoría forense a los equipos del voto automatizado utilizados en las primarias simultáneas el pasado 6 de octubre.

Aseguran que el pasado proceso electoral dejó un amargo sabor, dada la utilización de recursos del Estado por el candidato Gonzalo Castillo, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), así como por las supuestas compras de voluntades y de cédulas por los principales partidos políticos que participaron en la contienda electoral.

Guadalupe Valdez dirigió la asamblea de Marcha Verde
Guadalupe Valdez dirigió la asamblea de Marcha Verde.

En su documento, leído por la exdiputada Guadalupe Valdez, el movimiento critica además, el cierre de urnas en horas de la madrugada y el que la JCE diera resultados, aun cuando habían personas votando.

“El movimiento ciudadano Marcha Verde considera que estos no son los jueces electorales que requiere la República Dominicana”, dice el documento.

Sobre el procurador, exigen que sea sustituido de manera inmediata por estar la corrupción enquistada bajo su mando institucional y por haber fracasado en la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

El movimiento manifestó su solidaridad hacia las familias que han perdido a sus hijas fruto de los femenicidios y con los campesinos de La Culebra, del Seibo, que luchan para que el Gobierno les devuelva las tierras de las que fueron desalojados, bajo el supuesto manto de la corrupción e impunidad del Estado.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos