Editoriales Invitados

Mario Lama

Su caballerosidad y cortesía eran legendarias. Se podría decir que nació para las profesiones en las que el servicio al cliente, el trato con las personas, es la cualidad predominante, pero fue también un fiero competidor cuya forma de conquistar mercados y clientes se realizaba a través del gesto suave y la sonrisa permanente.

Así vivió y se desarrolló don Mario Lama Handal, que había nacido hace 89 años en San Pedro de Macorís, donde su padre lo inició en el negocio de la venta de zapatos.

Trasladó el negocio a la capital y sus “Calzados Lama” crearon fama en una de las arterias comerciales principales de la ciudad.

De ahí, junto a sus hijos que ha criado con su misma bonhomía y sentido de servicio, nació Plaza Lama que se ha convertido en una de las tiendas por departamentos más importantes del país.

Es cierto que deja empresas importantes, pero su principal legado a la nación es su ejemplo de hombre servicial, dedicado al trabajo, padre ejemplar y gran innovador de la economía dominicana.

Paz a su alma.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos