Curiosidades

Matrimonios resilientes en tiempos de crisis

Desempleo, inmigración e injerencia familiar, son algunos desafíos a superar para mantener las uniones

Días atrás me encontré con noticias de amigas que me informaban que sus días de casadas habían llegado a su fin. Posterior a esto, una colega, Kayra Ulloa, me contactó con el conferencista y escritor Salvador Gómez, experto en asuntos matrimoniales, momento aprovechado para enviarle algunas preguntas e inquietudes acerca del tema.

En primera instancia, la conversación giró en torno a la consolidación de un matrimonio y para explicarlo usó seis palabras: mantener una relación estable, permanente y fiel.

“Cuando dos personas quieren consolidar su relación es importante la fidelidad, es decirle al otro: nadie puede ocupar tu lugar, yo estoy contigo siempre. Esa seguridad de que vas a ser acompañado, que no vas a ser sustituido y que se trata de algo permanente, te ayuda a consolidar esa relación hasta el final”, expresó Gómez.

Entonces, ¿cuáles son esos ingredientes que necesitan las parejas en la actualidad para mantener su unión? En este punto, el experto dice que lo primero que se necesita es la amistad, ya que antes de ser esposos tienen que ser amigos que comparten intereses, diversión, alegrías, sentir la misma sensación en aspectos que te hagan reír o llorar.

El matrimonio “es esa intimidad sexual en donde están satisfechos ambos, no consiste en el número de relaciones; es el diálogo, el ponernos de acuerdo, pero que los dos se sientan complacidos. Adicional a esto, se suma la cobertura de las demás necesidades básicas cuando el otro se siente protegido, acompañado, proveído; todo eso ayuda para que el matrimonio vaya desarrollándose de una manera próspera”.

Según Gómez en las parejas es importante la oración, ya que el matrimonio no es solo una unión del cuerpo, las mentes, los sentimientos, el dinero, la diversión o los pasatiempos; es la conexión más íntima del núcleo profundo del ser humano que es el espíritu o lo que significa comulgar en la misma fe, esperanza y amor.

Le pregunto si cree que los divorcios le van a ganar la batalla a los matrimonios, a lo cual responde que “no, porque siempre el número de divorcios será menor al número de matrimonios. Si hay un divorcio es porque ha habido un matrimonio antes y no todos los matrimonios terminan en divorcio”.

Acerca de los motivos por los que hay divorcios, Gómez indica que los matrimonios finalizan porque no tenían buenas bases o no se conocían; la gente no se desilusiona por la otra persona, sino por las expectativas que tenía; es el creer que el otro va a satisfacer todas tus necesidades y la felicidad no consiste en lo que el otro haga, es una actitud personal con la que se enfrenta la vida.

“Hay divorcio porque el otro no siente llenas sus expectativas, pero no es el otro el que te falló, fueron tus aspiraciones las que te fallaron. Es esa inmadurez con la que nosotros queremos establecer relaciones, por eso es que hay divorcio, porque ya no somos capaces de tener resiliencia, de poder superar esa crisis, avanzar y crecer, sino siempre decimos separémonos”.

En la actualidad, los mayores desafíos que enfrentan los matrimonios son: el desempleo, la inmigración, injerencia familiar, la cultura de placer en la que se vive y la falta de espiritualidad.

“Un desafío enorme es ese vacío existencial, que yo no tengo sentido de mi vida, a mí nadie me quiere, no tengo objetivos; eso no depende de la pareja, depende de ti, pero es un reto que debes aprender a superar”.

El experto dice que para que haya un matrimonio feliz deben haber dos personas satisfechas, ya que la felicidad es algo personal, es tener la actitud de que la vida tiene sentido, es plena y se une con otra persona para compartir esa dicha que se tiene.

Exhorta a las parejas a compartir intereses comunes, no solo los económicos o de necesidades básicas. Se trata de divertirse juntos, bailar, pasear, ver películas, salir a caminar, hacer ejercicios y tener hobbies que se compartan.

“Una pareja que tiene la intimidad sexual satisfactoria está realizada, hasta físicamente se ve mejor. Dos o tres relaciones sexuales a la semana aparentan diez años menos de la edad que tienen, porque el sexo es curativo, es una fuente de alegría, de agrado”.

Finaliza diciendo que no hay nada mejor que ayude a la felicidad personal y de la pareja que sentirse útil, hacer algo por otros, pensar en un proyecto juntos para servir a la comunidad, a la familia o a su lugar de congregación.

Fuente _:EL Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias