Gastronomía

Mixología: el arte de mezclar

El estudio de productos gastronómicos, y esencias, así como saber manejar el grado alcohólico, dulce, ácido y amargo, es esencial para una buena mezcla

Fluir sin limitarse, tener una opción extraña pero posible, es lo que caracteriza a Cheytan Baéz, a quien siempre lo acompaña, como buen mixólogo, su coctelera: un medidor, colador gusanilla, cuchara de bar y pinza.

El mixólogo de Paradisus Palma Real, reconocido en el 2019 como el mejor bartender de República Dominicana, cada día prueba sus habilidades y talentos.

Cheytan Báez es uno de los mejores exponentes de la coctelería dominicana.

Durante un viaje de prensa para conocer las novedades y vivir la experiencia vacional de Paradisus Palma Real y Paradisus Grand Cana, Báez compartió con elCaribe la diferencia entre un bartender y un mixólogo, que aunque se asemejan mucho en sus talentos, suelen interpretarse como lo mismo. “El bartender es un profesional que se dedica a hacer cocteles clásicos y que tiene un dominio de la mezcla de dos o más bebidas con o sin alcohol, mientras que el mixólogo es un bartender más curioso, porque no se limita a preparar lo que ya conoce o está inventado, sino que se sumerge a un estudio más profundo. Estudia a profundidad el vino, el chocolate, la leche, la cerveza, la gastronomía, etc, porque con ellos podría crear algo nuevo. Además, este marca la diferencia y comparte nuevas experiencias con las personas”, expresó Báez, quien imparte talleres sobre la mezcla de cocteles a los vacacionistas en la cadena hotelera.
Para él, el bar es su casa, y los clientes sus invitados. “Hazte de cuenta que este bar es mi casa, y tú eres mi visita. Yo con mi invitada siempre quiero tirar la casa por la ventana”, manifestó Báez.

La coctelera, un recipiente diseñado para mezclar bebidas, contiene un medidor, colador gusanilla, cuchara de bar, pinza, entre otros elementos .
Paladares

Un buen mixólogo debe manejar el punto alcohólico, dulce, ácido y amargo. “La experiencia en la hotelería me ha permitido conocer los paladares de diferentes
nacionalidades”, señaló. Por ejemplo, resalta que las bebidas dulces son las favoritas del dominicano. “Hay una palabra del dominicano que conoce el hotelero: “Primo, hazte una ‘vainita’ dulce ahí”, indicando su gusto por el dulce”, hizo referencia.
Sobre los europeos, sostiene que se inclinan por los cocteles más secos, botánicos y aromáticos. Mientras que los asiáticos juegan con los astringentes. También destacó que, en países asiáticos, para las bebidas utilizan salsas de soya, rábanos, espinacas, rúculas, etc. Por otro lado, subrayó que el americano es una persona que se arriesga. Prueba de todo, prefiriendo los tragos secos.

 

En el caso de República Dominicana, al preparar los tragos, Báez juega con productos gastronómicos del país y con sus hierbas.

Actividad

En un encuentro con la prensa, se dio a conocer que Paradisus Palma Real y Paradisus Grand Cana apuestan a lo orgánico, ofrecen un exquisito concepto culinario y una mixología innovadora. Asimismo, presentaron el nuevo y exclusivo servicio The Reserve de Paradisus by Meliá, el cambio de nombre de The Gran Reserve a Paradisus Grand Canas y la variada oferta vacacional.

Fuente: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba