Justicia

Momento de tensión durante evaluación de Mirian Germán por el CNM

Un momento de gran tensión se vivió este lunes durante el turno de evaluación de desempeño de la presidenta de la Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Miriam Germán Brito, quien fue cuestionada por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM).

Durante el periodo de preguntas y respuestas que le correspondió a Germán, el procurador de la República, Jean Alain Rodríguez, quien es miembro del CNM, leyó varias cartas anónimas en las que a la magistrada Germán Brito se le hacen una serie de imputaciones.

Dentro de estas, está la supuesta amistad con el exfuncionario Víctor Díaz Rúa con quien según la carta anónima, se reunió secretamente luego de que esta fuera objetada por su amistad cuando Rúa fue imputado en el caso Odebrecht.

A esto, le respondió que sí le une una amistad con el exfuncionario y que es cierto que se visitan como amigos, aunque no tan constante como antes.

Otra de las imputaciones hechas leídas por el procurador versaba sobre una cantidad de propiedades que presuntamente tiene Germán Brito y que a juicio del anónimo, no puede justificar por el salario que percibe y que además, no figuran en su declaración de bienes. Dentro de esas propiedades, mencionó una villa en San José de Ocoa y varios terrenos, utilizando a su hijo de testaferro, cuando este nunca ha trabajado y no puede tampoco justificar los bienes.

Ante esto, la jueza dijo que esos bienes lo ha adquirido por la venta de propiedades del padre de uno de sus dos hijos. Afirmó que ella se lo regaló a su hijo.

El escenario se convirtió en un campo de preguntas y respuestas de Miriam Germán Brito y Jean Alain Rodríguez.

La magistrada le respondió al procurador con frases como “si esto fuera de dos vías, nos trataramos de usted” “no tratan como un juez sino como son”.

Al concluir los cuestionamientos, la diputada Josefa Castillo, también miembro del CNM calificó esto como una burda agresión hacia la magistrada, donde se utilizó mal el anonimato.

Sostuvo que fue una irresponsabilidad porque para este proceso había una parte dedicada a las objeciones, que eran antes de las evaluaciones.

Castillo dijo que todas esas imputaciones deben ser desestimadas.

En medio de las interrogantes el jefe de Estado Danilo Medina, en su condición de presidente del CNM, le reiteraba a la magistrada que no debía responder a las preguntas si ni quería, pero la jueza siempre se mantuvo refutando, aunque hubo un momento en que dijo “no le respondo más a ese señor (al procurador)”.

Fuente: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba