Internacionales

Muerte de George Floyd: Una gran herida

Pese a la crisis que vive el mundo, es Estados Unidos, aparte del país con más contagios por COVID-19, protagoniza un acto que ha consternado a muchos y desatado la furia de otros.

El afroestadounidense George Floyd, de 46 años fue asesinado en manos de la policía de la cuidad de Minneapolis, Estados Unidos, como resultado de su arresto en manos de cuatro oficiales, todo esto ocurrido el 25 de mayo del presente año.

“No puedo respirar” fueron algunas de las ultimas palabras dichas por Floyd antes de su muerte. Todo grabado en video por los transeúntes que observaban en el vecindario Powderhorn, Minneapolis. En pocos días, el hecho generó una oleada de indignación y protestas a lo largo de todo Estados Unidos en contra del racismo, la xenofobia y los abusos policiales hacia ciudadanos de raza negra.

Al día de hoy, el coronavirus no fue impedimento para que más de 52 estados del país americano se unan en protestas, al igual que gran parte de América Latina y demás países del mundo, con el movimiento #BlackLivesMatter.

No obstante, las cosas han ido empeorando, muchos de los manifestantes no han entendido la manera de protestas y han vandalizado centros comerciales, supermercados, joyerías, tiendas electrónicas y más, a lo que el presidente de EUA, Donald Trump, dice dará luz verde a que militares salgan a las calles a hacer el trabajo que la policía no han podido hacer.

George Floyd, destapó una herida que ha trascendido con los años, y que, lamentablemente, hoy sigue sucediendo en suelo americano. Muchos son los discriminados por racismo alrededor del mundo.

Por: Nathalia A. Lara

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba