Editoriales Invitados

Mujeres de oro

Las atletas dominicanas han enaltecido su género y su país al conquistar 17 medallas de oro, plata y bronce en distintas categorías de los Juegos Panamericanos, finalizados anoche en Perú.

Los hombres tampoco se quedaron atrás y con sus destrezas en disciplinas como karate, judo, pesas, boxeo, sky acuático, esgrima, baloncesto y boliche abrillantaron la imagen del país.

El talento deportivo dominicano, en esta ocasión, ha sido el más relevante en la historia de los Panamericanos celebrados fuera de nuestro país, con una forja de 40 medallas de oro, plata y bronce, ganadas en buena lid.

En el caso particular de las mujeres, por sí mismas conquistaron el 42.5 por ciento de ese total de medallas, al ganar 6 de oro, 5 de plata y 6 de bronce, lo que constituye una elocuente prueba de grandeza deportiva.

Resonante fue el triunfo de la selección femenina de volibol, cariñosamente bautizadas las Reinas del Caribe, al obtener el oro frente a la selección de Colombia, así como el de las dominicanas Pamela Rodríguez y Tanya Rodríguez en karate.

Pero mientras la República Dominicana se llenaba de orgullo patrio y de medallas que simbolizan la gloria deportiva, por otro lado quedaba atravesada de dolor por la partida del gigante del baloncesto, Chicho Sibilio, una muerte que también ha enlutado a España.

Un momento de contrastes que viene a subrayar el valor de las vocaciones deportivas, en las que sus exponentes han dado muestras de capacidad, entrega, seriedad y compromiso.

Las hazañas de Sibilio quedan grabadas como páginas gloriosas para el baloncesto dominicano y español y su figura se agiganta como modelo irrepetible.

Vivos o muertos, las glorias que han merecido estos atletas finalmente son cetros del país.

De ahí que, tras la exitosa participación de los dominicanos en los Panamericanos, el Gobierno sienta el compromiso de invertir más en el desarrollo del deporte y en la protección de sus exponentes.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos