Editoriales Invitados

Nada como organizarse

Todo progreso consistente está sustentado en la organización. Ello encierra tener una planificación basada en las cuestiones prioritarias y en función de esto trazar una estrategia clara para lograr resultados específicos. Ese criterio es válido en el orden personal, en las instituciones y en las empresas. Y lo es, sobre todo, para las naciones.

Aunque resulte llover sobre mojado, hay que insistir en que la República Dominicana ha obviado esa primera prioridad, la que ningún gobierno ha tenido la responsabilidad de asumir. Pese a que todos terminan haciendo cosas, unos más que otros, pero sin que hayamos logrado resolver ninguno de nuestros temas principales.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba