Salud

Neurocirujanos afirman el país no cuenta con un programa de detección de riesgos para ACV

El ictus isquémico, también conocido como infarto cerebral o accidente cerebrovascular (ACV), es la primera causa de discapacidad en los adultos, tanto en República Dominicana como a nivel mundial, pudiendo llegar a afectar a una de cada seis personas.

A pesar de ser un evento tan frecuente y con graves secuelas si no es intervenido en una ventana inicial de seis horas, el país no cuenta con un programa de detección de riesgos.

Así lo expresó la neuróloga Cristina Ramos, durante su participación este sábado en el «Simposio Nacional de Ictus Isquémico: Manejo Pre-Hospitalario e Intrahospitalario«.

La galena detalló que, a nivel privado, solo tres centros médicos realizan trombolitis endovenosa, que es cuando se administra a través de la vena una medicación (trombolítico) para tratar de disolver el coágulo, y en cuatro clínicas, la trombectomía mecánica o introducción de catéteres por las arterias para destaparlas.

“Tenemos muy pocos servicios para una población tan grande”, enfatizó.

Por su parte, el neurocirujano endovascular Amaury García, quien fungió como moderador del evento, criticó la falta de trombolíticos en todos los centros de salud (públicos y privados) y recordó que, desde hace seis años, las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) aprobaron la cobertura para trombolisis y desde hace cuatro para trombectomía mecánica, aunque esta última solo en clínicas privadas.

En la conversación también intervino la neuróloga vascular Ryna Then, quien aseguró que un paciente con una obstrucción de arteria grande, si no recibe la trombectomía mecánica, en un 90 % de las veces está condenado a la muerte.

Es rescatable, siempre y cuando el paciente llegue al hospital o clínica donde se practique el procedimiento”, indicó.

“Todavía no contamos con un centro público abierto, listo, para comenzar hoy mismo a realizar la trombectomía mecánica”, agregó.

La doctora Then corroboró con el doctor García y pidió una cobertura universal de las ARS, tanto públicas como privadas, porque el ictuses una enfermedad catastrófica”.

¿Cómo ocurre el ictus?

La doctora Then explicó que el ictus ocurre cuando el cerebro deja de recibir flujo sanguíneo a un territorio específico. 

Si el flujo sanguíneo se detiene por pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno causando de esta forma disfunción neuronal y muerte neuronal (células cerebrales) en cuestión de minutos.

Alrededor de 120 millones de células cerebrales mueren cada hora durante un ictus. En comparación con la tasa normal de pérdida de células en el envejecimiento del cerebro, el cerebro envejece 3.6 años cada hora sin tratamiento. Mientras más rápido se reciba tratamiento y cuidados médicos, las probabilidades de recuperación se incrementan en la misma medida.

Por lo general, los ACV suelen ser de inicio súbito y rápido desarrollo causando una lesión cerebral en cuestión de minutos que puede variar con diversos síntomas desde incapacidad para hablar o articular las palabras hasta dejar al paciente postrado en cama para toda la vida.

Los factores de riesgo que pueden causar esta enfermedad se dividen en modificables y no modificables. Los no modificables son la raza, la edad y el sexo. Los que se pueden modificar son los niveles de azúcar, dieta, el consumo de tabaco, el colesterol y la presión arterial.

Por esto la recomendación de comer saludable con bajo consumo de sal, colesterol y hacer ejercicios al menos 30 minutos diarios, tal como describe la Organización Mundial de la Salud son puntos claves para que esta situación no continúe afectando a la población.

Testimonios

Una parte emotiva durante la realización del simposio fue cuando les tocó a los pacientes Oscar Paulino y Mayelin Batista subir al podio y contar sus experiencias como sobrevivientes a un ACV.

Paulino narró que su pierna y mano derecha dejaron de funcionar y no podía hablar, es lo único que recuerda, ya que luego perdió el conocimiento. Reconoció que el proceso de recuperación no fue fácil, “pero sí se puede”.

En el caso de Batista, cuando la joven tenía 20 años se afectó de COVID-19 y gracias a un trombectomía mecánica pudo tener una recuperación rápida y oportuna. “A pesar de los malos pronósticos que yo tenía, lo pude lograr”, afirmó con voz entrecortada. 

Entregan guía

El presidente de la Sociedad Dominicana de Neurología y Neurocirugía, Cleto Ramírez, recibió la Guía de Manejo de Ictus (Plan Nacional de Ictus), destinada para hacer medicina basada en evidencia para estos tipos de eventos, donde se detallan todos los procedimientos y requerimientos para intervenir con éxito a los pacientes.

Esta guía ya se le presentó en dos ocasiones al ministro de Salud, Daniel Rivera. La doctora Then expresó su deseo de que prontamente se aplique para que todos los ciudadanos tengan igual oportunidad en recibir tratamiento adecuado.

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba