Editoriales Invitados

No de oídas

El gobierno, a través del ministro de Hacienda, respondió unas declaraciones que ciertos medios atribuyeron al representante del Banco Mundial (BM) Alessandro Legrottaglie, considerando “extraño y abstraído de todo análisis de sus causas, magnitud y características”, el supuesto llamado a “contener la deuda pública”.

Fue la ocasión para que el ministro Donald Guerrero Ortiz defendiera la política de endeudamiento dominicano. Sus palabras, igual, pueden considerarse “extrañas”.

Este es un típico caso en que el periodismo desenfocado puede conducir a situaciones inciertas, que podrían afectar las relaciones entre partes.

Lo primero que debe decirse, después de leer las palabras precisas de Legrottaglie, es que en ningún momento expresó “preocupación” alguna sobre el comportamiento de la deuda dominicana.

A los periodistas de más experiencia en elCaribe la versión atribuida al funcionario del organismo internacional les llamó poderosamente la atención. Y obligó a buscar la conversación completa entre el mismo y los periodistas. En ningún momento declaró lo atribuido.

¿Averiguó el gobierno el contenido exacto de las declaraciones del funcionario del BM?

Hay que reconocer que estamos expuestos a un manejo superficial y en ocasiones demasiado rápido de contenidos informativos que pueden resultar comprometedores. El periodismo responsable debe estar consciente de esa situación.

Por cierto, si se revisa elCaribe del 4 de septiembre se descubrirá que no recoge la supuesta “preocupación” de Legrottaglie, quien más bien reconoce al gobierno, sea en lo relativo a las ideas sobre un futuro pacto fiscal, sobre el progreso de la educación (“se ha hecho un progreso colosal”), la salud, agricultura, agua, pobreza, la capacidad de respuesta ante los fenómenos naturales…

Y sobre la deuda dijo:

“El tema de la deuda es también un tema a tomar en cuenta. No es que la deuda no es sostenible en estos momentos, pero es claro que la tendencia es al alza, es importante que el país muestre esfuerzos para controlar la deuda. Me parece que el Gobierno está comprometido a ser muy selectivo sobre lo que se tiene que hacer…”

Si se observa, el Señor Legrottaglie no ha dicho nada apartado de su función en el país.

Los medios pueden recoger hechos o declaraciones, incluso fuertes, pero en contexto, con claridad, no de oídas.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba