Editoriales Invitados

No es tan feo como parece

Lo único bueno, quizás, que tiene la nueva regulación electoral y de partidos, es que ha puesto al liderazgo partidario y a los actores del sistema a jugar el juego por medio de las instituciones judiciales y constitucionales.

Por tanto, no es de extrañar que ahora el pleito se haya trasladado de las anodinas declaraciones para la prensa hacia el escenario más ordenado y especializado de los tribunales de justicia.

Esto puede resultar molestoso y dar la impresión de que el proceso está en problemas, dada la cantidad de incidentes y demandas que se realizan, algunas, por supuesto, de carácter temerario, pero la realidad es que con cada instancia, con cada reclamo hecho por las vías institucionales, el sistema se va fortaleciendo y se crea una nueva cultura que, si madura, sustituirá la violencia característica de estos torneos movidos por lo económico.

Lo importante es que luego de rebasado este torneo, el país se aboque a ganar de la experiencia vivida y a crear un nuevo estatuto partidario y de elecciones que comience a curar de algunas de sus dolencias al sistema electoral.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba