Columnas

No olvidar que siempre aparecerá “un violador en tu camino”

Por: Altagracia Paulino

El 29 de noviembre, hace apenas cuatro meses, las “redes explotaron” a nivel mundial y en todos los idiomas con el himno y la coreografía que crearon las feministas chilenas con motivo del Día Internacional de la No violencia contra la mujer, cuyo origen surge porque Trujillo, además de dictador fue un macho violador en todo el sentido de la palabra, también por el asesinato de las hermanas Mirabal y otros abusos contra las mujeres.

La velocidad con que circula la información, hace volátil algunos acontecimientos, como el movimiento social que sacó de la cordillera de Los Andes, el sentir del pueblo chileno y de las mujeres de ese país que crearon un himno que no podemos olvidar tan pronto, pese al coronavirus, que es la noticia del momento.

El fenómeno que se hizo viral, fue copiado por colectivos de mujeres de todo el mundo, la coreografía fue montada en todas partes, en todos los idiomas en algunos países con añadiduras de vertientes vinculada con la cultura de cada nación.

La creación del colectivo “Las Tesis” va directo a todos los que de alguna forma violan los derechos de la mujer.
El patriarcado es un juez /que nos juzga por nacer/ y nuestro castigo/ es la violación que no ves/Es feminicidio/Impunidad para el asesino/Es la desaparición/ es la violación/ Y la culpa no era mía, ni donde estaba ni come vestía/ y la culpa no era mía ni donde estaba ni como vestía/El violador eres tú/son los policías/Son los Jueces/ El Estado/ El Presidente/ El Estado Opresor es un macho violador/El violador eres tú.

“Un violador en tu camino” fue el título de la composición que refleja todo el sentir de la opresión, la discriminación y la utilización de la mujer conforme a los intereses de los varones, sobre todo los que ostentan alguna forma de poder.

Este año, que entró con mucha violencia; con los fuegos en Australia, los terremotos en Puerto Rico en enero y aquí con el robo de las elecciones del 15 de febrero tras las cuales se gestó un movimiento espontáneo de protestas donde rigió como abusadora la Junta Central Electoral por producir un hecho sin precedente en la historia dominicana, suspender en pleno proceso las elecciones en las que muchos jóvenes fueron ilusionados a ejercer el derecho al voto por primera vez.

Este 8 de marzo encuentra al país en una crisis de credibilidad y como siempre en las crisis la mujer tiene una carga muy fuerte, porque tiene que lidiar hasta con las precariedades que se generan.

En los procesos electorales las mujeres no son propuestas para la presidencia, lo que sería una experiencia nueva e interesante en la historia nacional. En cambio, es utilizada como un comodín y como un adorno para la vicepresidencia, a sabiendas de que el segundo en el mando es un relevo ocasional y una especie de adorno para justificar el rigor de la costumbre en la democracia.

La historia que se construye reclama cambios en todos los sentidos y en todo el mundo. Los modelos que han dominado ya no dan para más y en ese cambio deberá emerger la mujer como la verdadera generadora de los modelos de convivencia que requiere la humanidad.

La discriminación forma parte de la brecha de la desigualdad que es el peor de los males que aqueja a la humanidad. Se imponen nuevas reglas para proporcionar la nueva cultura que reclaman los jóvenes, sin engaños, con transparencia, una mejor calidad en la democracia y una mayor inclusión y participación de la mujer.

Comentarios para este artículo

Etiquetas
Mostrar más

Otros Artículos