Internacionales

Olaf Scholz asume como canciller de Alemania, sucede a Angela Merkel

El líder socialdemócrata Olaf Scholz se convirtió el miércoles en el noveno canciller de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, iniciando a una nueva era en el país más poblado de la Unión Europea tras los 16 años de mandato de Angela Merkel.

El gobierno de Scholz asume las riendas con grandes esperanzas de modernizar Alemania y combatir el cambio climático, pero afrontaba el desafío inmediato de gestionar la peor ola de contagios que ha sufrido el país en la pandemia de coronavirus.

Fue electo por una votación de 395-303, con seis abstenciones. Su coalición de tres partidos tiene 416 escaños en la cámara de 736 parlamentarios. La diferencia no es inusual cuando se eligen cancilleres, y algunos legisladores estaban de baja por enfermedad o cuarentena.

El líder socialdemócrata fue nombrado oficialmente por el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier. Más tarde regresó al Parlamento para jurar el cargo ante el presidente del Parlamento. El nuevo canciller, que no es religioso, omitió la frase opcional “con ayuda de Dios” del juramento, como hizo el predecesor de Merkel, Gerhard Schroeder.

Merkel, que ya no forma parte del Parlamento, asistió a la votación desde el palco de visitantes. Los legisladores le ofrecieron una ovación en pie al principio de la sesión.

En una ceremonia de traspaso de poder en la cancillería, Merkel le deseó a Scholz buena suerte. “Tome posesión de esta casa y trabaje con ella por el bien del país”, dijo. Scholz le agradeció a Merkel su trabajo, diciéndole: “Usted dejó su marca en este país”.

Merkel, de 67 años, ha dicho que no buscará otro cargo político y no mencionó planes futuros el miércoles. Este año, Merkel dijo que se tomará tiempo para leer y dormir “y entonces veremos”.

Scholz, de 63 años, que había sido vicecanciller y ministro de Finanzas desde 2018, llega con una vasta experiencia y disciplina a una coalición novicia de sus Socialdemócratas, los Verdes y los Demócratas Libres, un partido proempresarial. Los tres partidos han descrito la combinación de antiguos rivales como una alianza progresista que traerá nueva energía al país luego de un tiempo casi récord de Merkel al frente.

“Emprendemos un nuevo viaje, uno que asume los grandes desafíos de esta década y más allá”, dijo Scholz el martes. Si los partidos tienen éxito, añadió, “es un mandato ser reelegidos juntos en las próximas elecciones”.

El nuevo gobierno aspira a redoblar los esfuerzos contra el cambio climático expandiendo el empleo de energías renovables y adelantando el abandono de la energía producida con carbón desde 2038, “idealmente” a 2030. También quiere hacer más para modernizar el país, lo que incluye abordar las conocidas deficiencias de sus redes de celular e internet.

Además, planea adoptar políticas sociales más progresistas, como legalizar la venta de cannabis con fines recreativos y facilitar la obtención de la ciudadanía alemana, aunque la coalición ha prometido redoblar los esfuerzos para deportar a inmigrantes que no consiguen asilo. Los socios quieren reducir de 18 a 16 la edad de voto en elecciones nacionales.

El nuevo gobierno también tiene previsto aumentar el salario mínimo a 12 euros (13,50 dólares) por hora, respecto a los 9,60 euros actuales. Scholz ha afirmado que eso implica “un aumento de los salarios para 10 millones de personas”. La coalición ha prometido que se construirán 400,000 nuevos apartamentos al año, en un esfuerzo de frenar los crecientes precios del arrendamiento.

Scholz ha apostado por la continuidad en política exterior y señaló que el gobierno defendería una Unión Europea fuerte y contribuiría a la alianza transatlántica.

Fuente: AP

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias