Internacionales

OPS: reaperturas deberían darse cuando la transmisión y muertes estén disminuyendo

La reapertura de un país debería darse cuando la transmisión y muertes por el COVID-19 estén disminuyendo y la ocupación de camas en hospitales es baja, señaló este martes la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el comunicado publicado en su página web, la OPS apunta que la reapertura también debe darse cuando existen medidas de salud pública para detectar, rastrear y aislar nuevos casos, y controlar nuevos brotes.

La directora de la OPS, Carissa F. Etienne, en una sesión con medios de comunicación, enumeró las medidas de salud pública que los gobiernos locales y nacionales deberían adoptar, incluidas pruebas oportunas, aislamiento de casos para reducir la transmisión, rastreo de contactos para encontrar personas infectadas y aislarlas.

De igual forma, acceso al equipo de protección personal y capacitación para los trabajadores de la salud, y, si fuera necesario, medidas de viaje para limitar las nuevas infecciones, como la detección, la búsqueda de casos y las cuarentenas, entre otras.

“Necesitamos pruebas, pero también necesitamos que los resultados de las pruebas se informen rápidamente para pintar un panorama preciso”, dijo Etienne. “Cualquier persona con síntomas debe tener la orientación y el apoyo necesarios para reducir la posibilidad de transmitir a los demás”, indicó.

El rastreo de contactos, cuando está anclado a un sistema de atención primaria fuerte, “puede ayudar a reducir el riesgo de transmisión entre las comunidades vulnerables”, sostuvo, y el sistema de salud necesita suficientes camas hospitalarias y unidades de cuidados intensivos para proporcionar atención a casos graves.

La OPS está trabajando estrechamente con los países y, “en muchos casos, los gobiernos locales para analizar estas tendencias y ayudar a guiar la toma de decisiones”, dijo.

La OPS afirmó que ha apoyado a los países en todos los aspectos de la respuesta, proporcionando orientación, capacitación y suministros. En los últimos dos meses ha donado casi cinco millones de pruebas de PCR a la región y obtenido más de 10 millones de pruebas en nombre de los países, detalló.

Hasta el 29 de junio, se han notificado 5.1 millones de casos y más de 247,000 muertes debidas a COVID-19 en las Américas.

DL

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos