Judiciales

Padre de adolescente que habría sido herido por policías califica hecho como «barbarie»

El adolescente que recibió el pasado miércoles un disparo en el cuello en el barrio Los Tanquicitos de Boca Chica permanece en la unidad de cuidados intensivos del hospital Darío Contreras. El joven resultó herido durante un incidente que involucraría a miembros de la Policía Nacional que perseguían a un presunto delincuente. 

El padre del menor, Basilio Martínez, calificó las acciones de los oficiales como una «barbarie», al entender que no era la manera de ingresar al barrio donde residen, lanzado balas y sin saber que otras personas podrían resultar heridas, como ocurrió con su hijo. 

Alexander Martínez Rondón, de 17 años, fue llevado al centro de salud la madrugada del jueves e ingresado inmediatamente en el quirófano donde fue sometido a una cirugía para salvarle la tráquea. Debido al exceso de sangre que perdió hasta el momento le han colocado cuatro pintas. 

Al hablar con Diario Libre, el señor Basilio Martínez, indicó que cuando se enteró del trágico hecho el habla no le salía y que solo pedía a Dios por la salud de su hijo, el único varón de cinco hermanos. 

Los familiares se congregan en la iglesia evangélica Misionera Cristo mi Fortaleza en el referido sector, donde sus padres se desempeñan como pastores. 

Alexander Martínez.

«Ay ayúdame que me mataron» 

Para tratar de salvarse, Alexander corrió hasta el patio de sus vecinos. Hasta allí los agentes del orden lo persiguieron e intentaron dispararle de nuevo, según comentó su padre. 

Cuando llegó al patio, totalmente desangrado, las únicas palabras que le salió decirle a una vecina fueron: «Ay ayúdame que me mataron». En ese momento, la mujer que lo ayudó le manifestó a los oficiales que él no era un delincuente y que la ayudaran a llevarlo a un hospital, debido a que se iban del lugar sin «la más mínima intención» de ayudarlo. 

Muy querido en el sector 

El adolescente es muy querido en el sector, por lo que la situación ha dejado a la comunidad destrozada. 

En rechazo a las acciones policiales, los vecinos realizaron una manifestación la tarde del jueves para que las autoridades tomen las medidas pertinentes en contra de los oficiales que estuvieron a cargo del operativo. 

«El jefe de la Policía tiene que ponerse las pilas porque los policias hacen lo que se les da la gana en la calle. Mira como hirieron a ese niño y pudieron hacerlo con alguien más, incluso matarlo», manifestó Esperanza Marte, comunitaria.

Alexander está de término en un liceo del sector y trabajaba como delivery en un colmado de la zona. 

Tanto sus familiares como sus vecinos piden a Dios por la pronta recuperación de Alexander, quien tiene diagnóstico reservado. 

Fuente: DL

Deja tu comentario

Otros Artículos

Botón volver arriba