Cultura

Patrimonio cultural está en peligro de desaparición

La precaria situación en la que se encontraban los museos de la Plaza de la Cultura obligó a las autoridades a dar inicio a un proceso de intervención urgente de esas edificaciones, luego de que algunas de ellas permanecieran por décadas cerradas, como es el caso del Museo de Historia y Geografía, el cual permanece cerrado desde el 2005. Los museos del Hombre, de Historia Natural y el de Arte Moderno también fueron incluidos en el proceso de reestructuración.

A raíz del inicio de la readecuación de esas infraestructuras, en 2017, sus colecciones tuvieron que ser embaladas y colocadas en furgones, provocando un serio deterioro de las piezas de algunos de ellas, por el mal manejo que se les dio al no aplicarse los protocolos correspondientes para esos fines.

Las imágenes de las piezas del Museo de Historia publicadas por Listín Diario han hablado por sí solas, por lo que se decidió dar seguimiento a la situación en que se encuentran los demás museos de la Plaza de la Cultura. Sin embargo, al intentar hacer contacto con representantes de los museos de Arte Moderno y del Hombre, se ha hecho imposible que quieran ofrecer sus opiniones sobre cómo van los trabajos que allí se realizan y cuál es el estado actual de sus colecciones.

Al llegar al Museo del Hombre, nos encontramos con que los furgones donde se guardaban las piezas hasta habilitar la edificación ya habían sido vaciados recientemente y se prohibió el acceso de la prensa a la colección.

“Debes dirigirte al Ministerio de Cultura, al Despacho de la ministra, quienes están facultados para colaborar en materia de información sobre el tema que investiga”, fue lo que nos respondió Glenys Tavarez, quien se desempeña como antropóloga forense del museo. En la actualidad se trabaja en la elaboración del guión de ese museo, según informó Tavarez, lo que indica que no tenían uno previamente elaborado antes de su cierre.

Su director, Cristian Martínez, nunca respondió las llamadas. Una situación similar ocurrió en el Museo de Arte Moderno, donde se prohibió el acceso a la prensa hasta tanto las instalaciones no estén totalmente adecuadas para las visitas al público.

Ante este panorama, nos vimos en la necesidad de acudir a representantes del Consejo Internacional de Museos en su capítulo para República Dominicana (ICOM-RD), quienes aseguran que el deterioro que presentan esos espacios no es nuevo.

“Pareciera ser que República Dominicana existe un mal endémico, y es que se colocan personas al frente de instituciones que no están preparadas para responder a los problemas que se presentan, ni tampoco para gerenciar procesos”, dijo el especialista en Conservación y Restauración del Patrimonio Histórico y Cultural, Ruahidy Lombert, quien también se desempeña como vicepresidente del (ICOM-RD).

Los museos representan la identidad de un pueblo, son su cultura y su historia. Pero en el país estos espacios han sufrido en carne propia la desidia de quienes tienen que velar porque se proteja el patrimonio nacional.

Lombert calificó de inexplicable la situación por la que atraviesan los museos en la actualidad, al asegurar que es responsabilidad de las autoridades del Ministerio de Cultura velar por la seguridad para la protección y preservación de los bienes culturales que se encuentran bajo la custodia de los museos. Consideró que el problema no solo lo padecen los museos de la Plaza de la Cultura, sino con el patrimonio cultural a nivel nacional.

Recordó que hace un tiempo denunció que ni la Dirección General de Museos, ni el Museo de Arte Moderno han tomado las medidas correspondientes que garanticen la adecuada conservación de las obras que alberga ese espacio y están bajo su custodia.

“Nos han mentido, afirmando que todo estaba bajo control cuando en el museo se ha iniciado la remodelación con obras en los pasillos del sótano, expuestas al peligro, por lo que existe el riesgo de ser afectadas por los trabajos que allí se realizan, dijo para entonces.

El especialista explicó que no era cierto que las obras estén embaladas como manda el protocolo, sino que están forradas con plásticos de polietileno, poniéndolas en riesgo producto de los daños medioambientales que allí se pudieron generar.

“La Dirección General de Museos no implementó ni hizo cumplir los protocolos establecidos a nivel nacional e internacional en cuanto al manejo, traslado y almacenamiento de piezas”, sostuvo el experto, al referirse al proceso implementado para guardar la colección de los museos que actualmente están en remodelación.

Ruahidy Lombert, quien también es director ejecutivo del Instituto para la Conservación e Investigación del Patrimonio y presidente de la Fundación Patrimonium, entiende que uno de los problemas más crítico en este momento es el deterioro de muchas de las piezas que forman parte del acervo cultural de los museos. Señaló que ante el presupuesto insuficiente que por décadas recibe el Ministerio de Cultura, se requerirá unir voluntades y compromisos por parte de diversos sectores para poder mantener a salvo el patrimonio cultural.

Entiende que en el país se ha restado relevancia al cuidado del patrimonio cultural y que atribuyó la desidia e indiferencia están causando la desaparición de bienes únicos, poniendo en peligro la integridad de obras de gran significación histórica.

“Existe un cúmulo de obras que necesitan urgentemente una restauración. El problema es la falta de planes”, aseguró. El experto reveló que los nuevos espacios de la Plaza de la Cultura han sido entregados vacíos, sin el equipamiento requerido para el montaje museográfico. “De hecho, al visitar el Museo de Historia y Geografía (MHG) te das cuenta de que los ingenieros y arquitectos no recibieron las orientaciones técnicas para la distribución de los espacios, ni siquiera para la instalación y selección de algo que pudiera ser tan simple como la selección y el adecuado montaje del sistema de iluminación, así como de otras especificidades propias del diseño museográfico. El Museo de Historia tampoco cuentan con instalaciones eléctricas y en algunos puntos del edificio, la seguridad es vulnerable”, sostuvo.

“Un día, cuando un cañón sea expuesto en los museos, al igual que los instrumentos de tortura lo son ahora, la gente se sorprender de que tal cosa haya existido”, decía Víctor Hugo, esto a propósito del tiempo que tienen los dominicanos que no visitan sus principales museos y sin esperanza de que su reapertura se dé en un corto tiempo.

Y es que, como dice Lombert, del gobierno central y de la buena voluntad de las instituciones del país dependerá la reapertura de esos espacios estatales.

Listín diario

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba