Nacionales

Perciben gobierno de Abinader viene alineado a EEUU

La política exterior sería reorientada y localmente tendría que comprometerse en la lucha contra la corrupción de los gobiernos pasados y del suyo propio

Dicho interés no escapa al tema de la geopolítica, ya que la región Latinoamericana y el Caribe son zonas de tradicional influencia de Estados Unidos, que ante su desatención durante los gobiernos republicanos de George Busch padre y George Busch hijo, así como Bill Clinton y Barak Obama, demócratas, abrió las puertas a la nueva izquierda bajo la bandera del Socialismo del Siglo 21, enarbolada por el venezolano Hugo Chávez, y la cada vez mayor influencia de China mediante el establecimiento de relaciones diplomáticas y el impulso de importantes programas de cooperación e inversiones.

Desde mediados el año pasado era evidente el interés de EEUU en República Dominicana. Ejemplos de ello son que el viernes 12 de julio el Departamento de Estado dio a conocer el hecho de que el secretario de Estado, Michael Pompeo (Mike) llamó al presidente Medina en medio de las tensiones por la reforma para la reelección, lo que contribuyó a que ese día el proyecto no fuera sometido al Congreso.

El martes 29 de octubre la subsecretaria de Estado, Cindy Kierscht, visitó al presidente Medina y de acuerdo con la embajadora Robin Bernstein trataron sobre la supervisión de las elecciones, mientras que el viernes 8 de noviembre el jefe del comando Sur, almirante Craig Faller, visitó al mandatario y trataron sobre la seguridad regional y el narcotráfico.

RD y China en la geopolítica

Bajo el signo del Socialismo del Siglo 21, a partir de 1998 países como Argentina, Brasil, Ecuador, Bolivia y Uruguay miraron hacia la izquierda y se alinearon a la propuesta política del presidente venezolano, coronel Hugo Chávez, mientras que en otros países, como República Dominicana, los primeros gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) mostraron su simpatía hacia el movimiento, y si bien no se adhirieron del todo, participaron y fortalecieron espacios como el Foro de Sao Paulo, de corte progresista, fundado en 1990 por Luiz Inácio Lula da Silva con el respaldo de Fidel Castro.

Cuando el movimiento impulsado por Chávez comienza a desbandarse, la República Popular China comenzó a afianzar su presencia en la región, y en el caso de República Dominicana, martes primero de mayo de 2018 el Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo Flavio Darío Espinal anunció el establecimiento de relaciones con el gigante asiático, que entre otros temas ha mostrado interés por el Puerto de Manzanillo, en Montecristi, ubicado a unos 1,200 kilómetros del sur del estado de Florida.

La corrupción

Un tema por el que Estados Unidos ha mostrado un interés muy especial con respecto a República Dominicana y la región latinoamericana es el de la corrupción en el ejercicio del poder.

El miércoles 24 de junio pasado Mike Pompeo y la hija del presidente estadounidense Ivanka Trump, presentaron el Informe sobre Trata de Personas, y señalaron que el Gobierno dominicano no satisface plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata.

El informe señala también que “en 2018, el Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, reemplazó a muchos de sus mejores y más experimentados fiscales, incluido el fiscal de la Unidad Especializada en la Lucha contra la Trata de Personas”.

Ya Pompeo se había referido al caso el miércoles 11 de junio, denunciando el Caso Odebrecht, la difamación criminal contra periodistas dominicanos y la falta de independencia del Poder Judicial.

Sobre el caso Odebrecht, destacó la falta de actuación por parte del Ministerio Público luego de que se diera a conocer el pago de US$ 39.5 millones estipulados para la Planta Termoeléctrica de Punta Catalina a personas en República Dominicana a través de transacciones fuera de sus registros contables.

Y el pasado jueves día 6 de este mes Estados Unidos llamó a los sistemas judiciales de Latinoamérica a “tomar acción contra” quienes hayan aceptado “sobornos” para contrataciones públicas, al alertar de que la corrupción sigue frenando el desarrollo y la prosperidad en la región.

En una entrevista concedida a Radio Panamá el pasado 6 de este mes, Michael Kozak, expresó que “un buen ejemplo de por qué la corrupción no es buena idea” es el caso de la constructora brasileña Odebrecht, condenada en 2017 por un juzgado estadounidense a pagar una multa de 2.600 millones de dólares por el escándalo de los sobornos a funcionarios de 12 países de Latinoamérica y África.

Alineado a Washington

Ya el jueves 30 de julio el presidente electo Luis afirmó al periódico El Día que la relación con Estados Unidos es “muy especial” y anunció que va a aumentar las relaciones bilaterales porque es el principal aliado del país.

También recordó que le dijo al embajador chino, Zhang Run, que “Nosotros tenemos una relación especial con Estados Unidos, tenemos más de dos millones de dominicanos en Estados Unidos, es nuestro principal socio comercial, nuestro principal emisor de turistas, nosotros tenemos que tener esa relación especial y de alianza”.

En igual término se pronunció también Roberto Álvarez, anunciado por Abinader como próximo ministro de Relaciones Exteriores, quien el 29 de este mes dijo que la próxima embajadora de República Dominicana en Washington, en los Estados Unidos, Sonia Guzmán, contará con todo el apoyo de la entidad para relanzar los vínculos del país con los Estados Unidos.

Y la semana pasada el “contenido” de una carta de Jesús Feris Iglesias felicitando al Forod de Sao Paulo encontró la desaprobación del presidente del PRM y próximo ministro Adminstrativo de la Presidencial, José Ignacio Paliza.

Es en ese contexto que Luis Abinader asumirá el próximo domingo la Presidencia de la República, lo que indica que definitivamente el durante el próximo cuatrienio República Dominicana estará claramente alineada las directrices de Washington y comprometida a enfrentar los actos de corrupción de los pasados gobiernos y del suyo propio.

Paliza
La carta enviada al Foro de Sao Paulo contradice la posición política programática adoptada por el PRM.

Feris Iglesias
No era necesario consultar con el partido, ya que el PRM forma parte de esa organización internacional.

Rafael Alonso Rijo/ El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba