Editoriales Invitados

Periodismo sin chantaje

Siempre se han considerado al menos dos tipos de periodismo: el periodismo que reporta los hechos relevantes con apego a criterios de objetividad, contrastación de las versiones y fidelidad a los hechos, y otro periodismo que lanza todo lo que le llega sin contrastar y preocupado solo por lo que le dé seguidores y “likes”.

Con el auge de las redes sociales, se ha puesto de moda este último tipo de periodismo, muchas veces ejercido incluso sin apego alguno a las normas éticas, que en muchas ocasiones es patrocinado por activistas políticos disfrazados de líderes sociales y a los cuales no les importa la verdad sino avanzar sus propósitos radicales y a veces anarquistas.

Los diarios que seguimos las reglas de la verdad y de la ética, a veces cometemos equivocaciones y damos cabida a informaciones que bajo todos los criterios periodísticos no pasan la prueba del buen periodismo. Cuando reaccionamos, a veces es tarde porque el morbo se mueve rápido, y en muchos casos porque los patrocinadores de la “primicia” crean el escándalo.

Hacemos el mea culpa, pero no nos dejaremos chantajear.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos

Ver también

Close