Cartas del Lector

Politiquería uasdiana

Señor director:

Al correr de los años la Universidad Autónoma de Santo Domingo, ha ido convirtiendo su accionar administrativo/docente en politiquería. Durante su campaña previa, los rectores prometen sanearla, pero igual que los gobernantes de la República no cumplen con sus promesas, y por tanto no satisfacen las demandas y necesidades del estudiantado ni de la población espectadora.

Cada rector aumenta la nómina, incluidos los que cobran sin trabajar. Atienden con esmero esa nómina e incluso se cuidan de reducir el personal del rector saliente para no pisarse la manguera. Si se dispusieran a sanear la UASD como prometen, ya no nadara en los desaciertos que navega. La labor docente está llena de distorsiones que afectan directamente al estudiantado.

Muchos profesores cuya capacidad académica no es certificable. Maestros que no viven de su sueldo sino de la manipulación y el chantaje al obligar a sus estudiantes a comprar libros y folletos de su autoría, condición indispensable para pasar sus materias.

Ese tipo de profesores no aprendió ética ni moral en su formación familiar ni académica. Todavía quedan profesores que presionan a las alumnas a salir con ellos como condición para pasar sus asignaturas. Los aspirantes a docentes titulares y ayudantes de estos, pasan por un discreto cedazo para su aprobación según el amiguismo que hayan cultivado. Hay profesores especialistas en artimañas deshonrosas que dan clases en dos universidades en horario simultáneo, cuya práctica raya en lo perverso.

Hay profesores que sin licencia oficial echan semestres enteros con sustitutos incapaces, adulones y prepotentes que sin ser titulares imponen reglas inaceptables al alumnado. Tal es el caso de un sustituto del titular de Epidemiologia. Su interino pone reglas rigurosas de: Asistencia obligatoria y temprano pero él llega tarde; en ocasión de exámenes se ha retrasado hasta dos horas. No socializa, no explica ni orienta los temas sino después que concluyen las pruebas de evaluación.

El profesor titular y su sustituto publican las calificaciones pero en contubernio se niegan dar revisión de examen. El sustituto terminó sus temas dos meses antes de concluir el semestre pero exigió a los estudiantes asistir los dos meses siguientes solo a verse las caras y justificar asistencia.

Atentamente,

Lic. Santiago Martínez

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba