Salud

Por qué si duermo bien tengo sueño durante el día

Sentirse cansado y somnoliento durante el día no siempre es por haber dormido poco. Algunas personas que se sienten cansadas durante el día padecen un trastorno de sueño, pero para otras, el dormir 7 u 8 horas no es garantía de estar despejadas en el día.

La cantidad de sueño necesario depende de varios factores como la edad, el estilo de vida, el estado de salud y si ha dormido lo suficiente últimamente. La mayoría de los adultos necesitan dormir entre 7 y 8 horas cada noche.

Pero a veces la somnolencia diurna (caracterizada por una sensación de sueño extremo y la necesidad de conciliar el sueño rápidamente) puede ocurrir incluso después de haber dormido bien durante la noche. Puede ser un signo de otro problema de salud.

Por qué debes ir a dormir temprano
Si tienes sueño durante el día aunque hayas dormido de 7 a 9 horas, debes hablar con tu proveedor de atención médica. La somnolencia diurna es peligrosa porque puede ponerte en riesgo de conducir con sueño, de padecer lesiones y varias enfermedades. También puede perjudicar las capacidades mentales, las emociones y el rendimiento, según informan los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Si la somnolencia diurna es excesiva, a esto se le llama hipersomnio, y hace que las personas se sientan muy cansadas durante el día. Se puede deber a un problema en el cerebro o a otras afecciones como:

Fibromialgia: Un trastorno crónico que causa dolores musculares y fatiga (cansancio) aunque la persona haya descansado lo suficiente. Quienes tienen fibromialgia tienen dolor y sensibilidad en todo el cuerpo.

Mononucleosis: Es una enfermedad contagiosa, generalmente causada por el virus de Epstein-Barr. Algunos de los síntomas de la mononucleosis son similares a los de un resfriado o una gripe. Entre sus síntomas se encuentra la sensación de fatiga permanente.

Narcolepsia y otros trastornos del sueño: La narcolepsia es un trastorno neurológico crónico causado por la incapacidad cerebral de regular normalmente los ciclos de sueño y despertar. En varios momentos del día, las personas con este problema experimentan impulsos fugaces de ganas de dormir. A veces se quedan dormidos durante períodos que duran desde unos segundos a varios minutos en el trabajo o la escuela, mientras están conversando, jugando, comiendo, o, más peligrosamente, manejando un automóvil u operando otros tipos de maquinaria potencialmente peligrosa.

Apnea obstructiva del sueño: Las personas con apnea del sueño tienen breves pausas en la respiración que evitan que el aire entre y salga de sus vías respiratorias. Estas pausas reducen los niveles de oxígeno en la sangre y pueden causar daño cardíaco y vascular, aumentando el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Una persona con apnea del sueño se despertará con frecuencia durante toda la noche sin aliento, una acción que interrumpe el sueño, y estará somnolienta durante el día informa la Fundación Nacional del Sueño.

Medicinas que provocan sueño
Estatinas: Estas medicinas que se prescriben para ayudar a reducir la placa o la acumulación de colesterol en el interior de las arterias. En los últimos años, diversos estudios señalaron que las personas que tomaban estatinas informaron niveles elevados de fatiga general y cansancio.

Antihistamínicos: La mayoría de los usuarios reporta cansancio y somnolencia entre sus efectos colaterales potenciales. La difenhidramina (Benadryl) y la fexofenadina (Allegra), por ejemplo, son dos fármacos con poderosos efectos sedantes.

Antidepresivos: Los fármacos tricíclicos pueden hacerte sentir cansado y somnoliento. Algunos lo causan en mayor medida, como la amitriptilina (Elavil, Vanatrip), la doxepina (Silenor, Sinequan), la imipramina (Tofranil, Tofranil PM) y la trimipramina (Surmontil).

Tranquilizantes: Las benzodiacepinas que se usan para tratar diversos trastornos de ansiedad, agitación, espasmos musculares y para prevenir las convulsiones, pueden provocar somnolencia o debilidad durante algunas horas o varios días. Entre las de mayor prescripción, se incluyen el alprazolam (Xanax), el clonazepam (Klonopin), el diazepam (Valium), el lorazepam (Ativan) y el temazepam (Restoril).

Betabloqueadores para la hipertensión: El atenolol (Tenormin), metoprolol (Lopressor), succinato de metoprolol (Toprol XL) e hidrocloruro de propranolol (Inderal), por nombrar algunos, actúan para desacelerar el corazón, lo que puede provocar cansancio, informa la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

Fuente: Hola Doctor 

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba