Columnas

¿Por quién repica Asonahores?

Por: Pedro Manuel Casals

La lógica es clara y sencilla: la propaganda es a la democracia lo que la cachiporra al Estado totalitario.” Frase célebre del intelectual Noam Chomsky, sobre verificar de donde proviene el mensaje, antes que validar el mensaje.

Recientemente se anunció inversión de características increíbles, novedosas y que revolucionaría oferta turística, modernizándola y elevándola a los más altos estándares.

¿Se imaginan ustedes efectos directos a nuestra economía más de 600 millones de dólares en un solo proyecto? Pero aún algo más espectacular y nunca antes visto en nuestro país, dicha obra contempla 60 millones de dólares únicamente destinados a viviendas, centros de comercio y zonas de recreación para –si, lean bien- más de 4 mil empleados directos.

Ningún otro hotel o complejo turístico ha invertido –ni remotamente- sumas de esa categoría en mejorar calidad de vida y condiciones de sus colaboradores.

Entonces, me pregunto -como Silvio Rodríguez, vivo de preguntar, pues, saber no puede ser un lujo- ¿por qué Asonahores se opone tan encarecidamente? ¿será que solo representa a “algunos” sectores y no a todos? ¿no se supone que debe velar por mejoría de calidad del turismo? ¿es que en este país no tenemos libre competencia? ¿Asonahores es agencia particular de sus directivos? ¿es que no quieren invertir para mejorar sus hoteles para competir? O ¿tienen miedo a perder sus recursos humanos ante las inigualables condiciones y prestaciones ofrecidas –viviendas, educación constante, y ambiente laboral- en este nuevo proyecto?

Sinceramente no lo entiendo, esta entidad se ha constituido en un frente opositor a inversiones que permitan mejorar infraestructuras y modelo turístico que ofertamos; parece que no logra entender, que, el turista de hace 20 años no es el turista de hoy, que es más consciente y con ayuda de las aplicaciones tecnológicas busca mejores destinos.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba