Editoriales Invitados

Precauciones necesarias

Las lluvias y las ráfagas de viento de Beryl, tormenta ya muy devaluada, afectarán principalmente las costas Este y Sur y las provincias del Nordeste y del centro del país.

A los dominicanos nos afectarán desde hoy las ráfagas de viento y las lluvias, por lo que en un sano ejercicio de prudencia todos debemos tomar precauciones para evitar daños mayores.

Las autoridades están preparadas para las eventualidades de una tormenta, pero muchas personas se resisten a protegerse hasta que ven el peligro encima. Esta es una conducta explicable, pero no razonable a la luz de las experiencias que hemos vivido en el pasado reciente, particularmente en las zonas a orillas de ríos y cañadas y en las construcciones precarias.

Lo que aconseja la prudencia es seguir las indicaciones de las autoridades para preservar vidas y bienes.

Los huracanes, que avisan su llegada con anticipación, no deben provocar grandes tragedias si todos nos comportamos como “buenos padres de familia”.

Que Dios nos siga protegiendo y que cada cual cumpla con su deber.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba