Judiciales

Presidente TC honra a líderes de la Restauración a través de carta

 El presidente del Tribunal Constitucional, Milton Ray Guevara, honró a los héroes de la la Restauración, en ocasión de celebrarase mañana el 159 aniversario de la misma.

CARTA ÍNTEGRA DEL PRESIDEENTE DEN TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Conmemoramos un aniversario más del Grito de Capotillo de aquel 16 de agosto de 1868 que dio inicio a la Guerra de Restauración.

Nuevamente, rendimos honor a aquellos valientes dominicanos se enfrentaron en armas a la anexión a España.

Luego de haber batallado durante largos altos para independizarnos de Haití, caímos nuevamente en manos de una fuerza extranjera, ahora por la propia solicitud del entonces presidente Pedro Santana.

El Grito de Capotillo fue el despertar de toda la nación. A partir de ese momento, cada pueblo de la República Dominicana fue progresivamente alzándose hasta que recuperaron el poder sobre el territorio  nacional.

La Guerra culminó el 3 de marzo de 1865, fecha en la que la Reina de España Isabel II firma la anulación de la anexión y confirma legalmente la independencia de nuestro país.

La Guerra de la Restauración fue el movimiento organizado por los dominicanos que consolidó nuestra independencia de Haití del 27 de febrero de 1844.

Fue la confirmación inmediata de que el pueblo dominicano no iba a caer nuevamente bajo el control y dominio de otro país sin antes darlo todo en el campo de batalla. Santiago Rodríguez, Gregorio Luperón, Benito Monción, Juan Antonio Polanco, Pedro Antonio Pimentel y cada  uno de los libertadores que lucharon en la Guerra de la Restauración son héroes eternos para nuestra nación y no pueden nunca quedar en el olvido.

Aquel Grito de Capotillo puso en evidencia el innegable deseo y esmero de los dominicanos de auto determinarse como pueblo libre e independiente de toda injerencia extranjera.

No solo puso en relieve nuestra firme decisión de mantenernos independientes, sino que, por si fuera poco, anunciõ a la comunidad internacional que haríamos hasta lo imposible por que  sea respetada nuestra soberanía, nuestros derechos individuales y colectivos y la permanencia de nuestra Carta Magna.

Como servidores y servidoras constitucionales que somos, la Guerra de la Restauración debe servirnos de ejemplo y motivación para asumir la misma lucha en la supremacía de la Constitución, la defensa del orden constitucional y la protección de los derechos fundamentales.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias