Editoriales Invitados

Principales Editoriales de hoy Martes 14 de Enero del 2020

Editorial Listin Diario, Martes 14 de Enero 2020. Pag. 10

Demasiado temprano para morir

Los jóvenes dominicanos no están cuidando muy bien su salud ni sus vidas. Por eso, cada día son más los que, apenas cumplidos los veinte o veinticinco años, mueren o se incapacitan por culpa de problemas cardiovasculares.

La vida sedentaria, con mínima actividad física, el consumo de sustancias energizantes, potenciadores sexuales, alcohol y drogas, tabaco, cigarrillos electrónicos o hookah y las comidas ricas en carbohidratos, los está llevando gradualmente a las salas de internamiento de clínicas u hospitales, cuando no al cementerio.

Este cuadro preocupa mucho a los médicos especialistas y a las autoridades de Salud Pública, que ahora están diseñando las líneas maestras de un plan estratégico con políticas preventivas de protección de la vida de los jóvenes.

Pero este no es el único problema. Aparte de los desórdenes cardiovasculares que provocan estos malos hábitos de consumo, hay registros alarmantes de jóvenes con dificultades auditivas, a causa del uso intensivo de auriculares para escuchar música o noticias en sus teléfonos o iPod.

Estas deficiencias de audición también son provocadas por su exposición descuidada a los altos volúmenes de la música de las discotecas o de los colmadones.

Y también se reportan altas tasas de jóvenes con problemas en la vista, ya que muchos de ellos son adictos a las pantallas de sus computadoras o dispositivos electrónicos modernos.

No se quedan muy atrás, para desgracia de muchos, los índices de pacientes jóvenes con colesterol, diabetes, alta presión arterial y víctimas de estados depresivos, que muchos atribuyen a un todavía no explícito factor llamado “vacío existencial”, pero que pegan tan fuerte que los empuja hacia el suicidio.

Y si no llegan hasta el suicidio, pasan a engrosar el ejército de los llamados “lúmpenes del siglo 21”, no los antiguos proletarios pobres, sino los que ahora no tienen ánimo para buscar progreso, para trabajar ni estudiar ni socializar, y que entonces vegetan en un ambiente de soledad con poca calidad de vida.

Junto con los problemas del corazón, los mentales también juegan un papel clave en el menú de riesgos a la salud y la vida que afrontan hoy nuestros jóvenes, a los que obligatoriamente tenemos que cuidar y proteger, para que el país descanse en el futuro en sus buenas manos, en su inteligencia y capacidad productiva.

Editorial Diario Libre, Martes 14 de Enero 2020. Pág. 22

Jueces independientes

La función judicial, como poder del Estado es una creación relativamente nueva. Montesquieu, en El Espíritu de las Leyes, la consideraba como parte de la función de administrar del Poder Ejecutivo.

La evolución de los negocios públicos, particularmente a partir del experimento de los Estados Unidos, le dio fisonomía propia a la función aunque la designación de los jueces adoptó diversas modalidades. De todas ellas, la que prevaleció fue la de la colaboración de los poderes Ejecutivo y Legislativo para la conformación del Judicial.

Esa fue la modalidad adoptada por las constituciones dominicanas hasta que las demandas por una Justicia más independiente fueron despojando de esta atribución, en los niveles bajos del escalafón, a los poderes establecidos.

Por eso, se comprende la exhortación de la Finjus de que los jueces asuman su independencia de los otros poderes públicos. Un juez independiente, de buena conducta, no es sujeto de cuestionamientos. Solo sus decisiones son susceptibles de ser recurridas.

Es hora de que los jueces asuman su condición de guardianes de la Justicia.

Editorial Hoy, Martes 14 de Enero 2020. Pág. 10A

Promesas y limitaciones

Villas y castillos van ocupando espacios de debate bajo el impulso de aspiraciones diversas con un potencial de realizaciones que no se ajusta a los sueños. El recital de pesares que semanalmente brota de ejecutivos municipales entrevistados por este periódico testimonia rigideces institucionales y limitaciones de recursos que requerirían más decisiones que las correspondientes a la municipal. La autonomía (el poder hacer y resolver) está trunca por lo poco que es posible obtener para las ciudades por iniciativa propia o vía presupuestal. Si bien es cierto que mejor administrados los cabildos progresarían, las condiciones materiales no darían para milagros; sí para mucha austeridad.

Las opciones para acrecentar ingresos por arbitrios apenas existen, lo mismo que las facultades edilicias para lograrlo. Es este un país en el que nunca se respeta la marca idílica de 10% de las recaudaciones ordinarias para las administraciones municipales sometidas a la discrecionalidad acaparadora del Poder Ejecutivo. Véase además que cambiar la suerte de los ayuntamientos dependería de un Estado atrapado en déficits fiscales desde hace más de diez años, con recaudaciones de baja intensidad (inferior a la media regional) que basa la mayoría de sus gastos e inversiones en endeudamientos casi siempre en dólares; un festival de dudosa sostenibilidad, dígase lo que se diga en el actual proselitismo incontenible.

Los déficits en sus detalles

Para que pueda verse luz al final del túnel de los déficits fiscales faltaría mucho que los poderes Ejecutivo y Legislativo mostraran, tijera en manos, vocación para recortar gastos, comenzando por aquellos que no corresponden institucionalmente como es llenar bolsillos de legisladores para la autoexaltación de imagen ante sus comunidades, a veces para reelegirse superando injustamente a rivales. Dudoso honor: funciones congresuales de excesivo costo y hospitales tomados onerosamente por el clientelismo. El tamaño real del cuerpo diplomático y consular debería estar certificado por medios basados en el libre acceso para llegar a las nóminas y sus anexos con descripción de funciones cubiertas en dólares y explicar por qué República Dominicana dispone en Nueva York de una representación de Estado que supera en volumen a países ricos.

Editorial El Caribe, Martes 14 de Enero 2020.. Pág. 16

¿Hacia dónde vamos?

La administración del presidente Danilo Medina aceleró la política de endeudamiento que venía aplicando el gobierno en lo que va de siglo.

El endeudamiento como “pilar” de la política de gastos o inversión pública no es único de República Dominicana. Pero no deja de preocupar, aun a quienes recurren al mismo ante la banca, gobiernos y en organismos internacionales, o mediante la emisión de bonos del Estado.

La causa esencial del endeudamiento dominicano, que rondaba a noviembre de 2019 los US$34,303.4 millones, ocurre simplemente porque las fuentes de ingresos al Estado vía impuestos resultan insuficientes para financiar los servicios y las inversiones. Las autoridades responsables de los recaudos hacen todo lo posible por cerrar las brechas mediante las cuales se evaden o eluden las contribuciones, y por más eficientes que resulten será muy difícil eliminarlas.

La vía expedita para el financiamiento del Estado tendrá que ser el aumento de las tasas impositivas, pero una medida de esa naturaleza no suele tomarse sin que los diferentes sectores de la sociedad lleguen a acuerdos.

En la Estrategia Nacional de Desarrollo se plantea la necesidad de establecer un pacto para modificar la política fiscal, de modo que las recaudaciones puedan ayudar eficientemente a sustentar el financiamiento del Estado. Pero eso no significa que los ingresos fiscales serán siempre suficientes y que por esa vía estaríamos acercándonos al fin del endeudamiento.

Siempre un Estado requerirá recursos para financiar las inversiones de nuevos proyectos en áreas fundamentales para mejorar la calidad de vida de las personas.

Pero para que sea sustentable en el tiempo, la política de endeudamiento tendría que correr acorde a la capacidad de pago del Estado, de modo que no se convierta en un fardo imposible de arrastrar.

El financiamiento del Estado tendría que ser en términos manejables. Que permita cumplir la función social, que empuje el crecimiento económico con equidad.

Pero resulta alarmante que el 55.23% del monto del financiamiento contemplado en el Presupuesto aprobado para este año tenga que ser precisamente para pagar deudas.

¿Hacia dónde vamos?

Editorial El Nuevo Diario, Martes 14 de Enero 2020. Pág. 1

Falta algo

Es cierto que los candidatos presidenciales con su presencia en la campaña municipal de alguna manera han invisibilizado a la mayoría de los nominados para alcaldes, directores y regidores.

Sin embargo, nos parece que no todo es así, pues si bien la incursión de estas figuras resulta dominante y sus declaraciones terminan tomando los espacios en los medios de comunicación, creemos que ha faltado una campaña publicitaria que promueva las cualidades de esas figuras municipales.

Si se observan los medios convencionales, digitales y redes sociales es poca la presencia de esos candidatos, pese a que están corriendo por esas posiciones más de 20 mil.

Es una campaña extraña, aunque todos aspiran a ganar.

Editorial El Dia, Martes 14 de Enero 2020. Pág. 02

Legítima sospecha

Una parte importante de la población tiene fuertes sospechas de que el narcotraficante César Emilio Peralta, mejor conocido como César el Abusador, tiene vínculos con figuras políticas y militares (Policía, Fuerzas Armadas y DNCD) vigentes.

EL DÍA reconoce hay muchos elementos que sustentan esas sospechas y también que hasta ahora el tratamiento dado por las autoridades a ese caso las acrecientan. Solo el manejo transparente y eficiente por parte de las autoridades todo lo relativo al caso de César Emilio Peralta podría despejar esas dudas.

La libertad con la que actuó ese imputado durante años hace pensar que contaba con la complicidad de los llamados a perseguirlo o de los civiles que ejercen mando sobre ellos. El manejo del caso, luego de que Estados Unidos pidió su arresto, ha dejado mucho que desear y no ha contribuído a despejar esas sospechas cada vez más extensas.

Deben ser las autoridades comprometidas realmente con la persecución del crimen las más interesadas en que las investigaciones sobre el caso de César Emilio Peralta se hagan con seriedad y transparencia y que si hay figuras políticas o militares involucradas se identifiquen para que el lodo no los alcance a ellos.

Editorial La Información, Martes 14 de Enero 2020. Pag. 8A

Ejes de la campaña

Se aproxima la celebración de la primera elección del 2020, en la cual los electores escogerán a las próximas autoridades municipales. Más adelante para mayo se celebrarán las elecciones nacionales a nivel congresional y presidencial.

La JCE en estos momentos está enfrascada en la organización de esos eventos y recientemente acaba de adoptar un conjunto de resoluciones y reglamentos para establecer las bases para la buena organización de los procesos eleccionarios. Ya antes la Junta ha decidido lo de las auditorías en las que trabaja la empresa extranjera encargada de las mismas, al tiempo de haber iniciado una campaña educativa, tal como se lo reclamaba la sociedad mediática.

En fin, se están despejando las dudas frente a unas elecciones más complejas y difíciles, sobre todo por los nuevos elementos surgidos, como son las nuevas leyes electorales, la combinación del voto automatizado y el viejo método de las boletas, y en especial por ser unas elecciones en las cuales el partido de gobierno va dividido y donde una de las partes ha pasado a la oposición, lo que hace más competido y reñido el proceso eleccionario.

Mientras se avanza en esos procesos, los partidos aprovechando la campaña para las elecciones municipales, han decidido, sin ningún control, adelantar las actividades proselitistas a favor de sus candidatos nacionales, para lo cual realizan de forma intensiva caravanas, concentraciones y variados eventos, en los cuales sus candidatos presidenciales formulan planteamientos y propuestas a la nación sobre lo que harán desde el gobierno.

En el caso de Luis Abinader este fin de semana, en diferentes visitas a diversos lugares, ha puesto el énfasis en fortalecer en la población la expectativa del cambio, definiéndose como la encarnación del cambio, pero sin profundizar en lo que sería su propuesta para el cambio. En el caso de Gonzalo Castillo, pone el

énfasis en la continuidad de la actual agenda que viene ejecutando el gobierno de Medina para consolidar los logros de la gestión.

Mientras que Fernández lanza propuestas siguiendo las ejecutorias que realizara en sus gobiernos, especialmente sobre la continuidad de obras de infraestructura, con la intención de resolver el problema de tránsito, así como propuestas para enfrentar el problema de la violencia y la criminalidad en el país.

Esos planteamientos como ofertas para atraer a los electores no solo son parciales, sino que no reflejan un ideario político del cual se derive una propuesta programática que estimule la movilización de los simpatizantes, y fomentar así un contagio que favorezca a los proponentes. Se trata, pues, de propuestas sueltas y vacías de una visión política atractiva que inspire a la población electoral, sobre todo, a la gran población que se declara independiente de los partidos.

Esa debilidad conceptual para sustentar la legitimidad democrática de los candidatos, debe complementarse con los elementos estratégicos de la legitimidad fáctica, que se refieren a la “repartición de recursos o de dinero” factor que se ha ido imponiendo en ausencia de los atractivos doctrinarios y de legitimación democrática, tal como pueden ser los carismáticos y/o programáticos e ideológicos.

Los candidatos que más recursos puedan movilizar, tendrán la ventaja sobre los demás, en especial dentro de un electorado empoderado en las expectativas que genera la vigente “democracia clientelar”.

¡Las próximas encuestas dirán cómo avanza la lucha electoral!

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba