Política

PRM y la agresiva evolución en la oposición que lo llevó poder

Previo a las elecciones primarias del 6 de octubre de 2019 el Partido Revolucionario Moderno (PRM) era considerado como una organización de débil oposición y que, aunque representaba ideales, no tenía posibilidades de alcanzar la presidencia de la República.

Las presiones iniciaron cuando todavía el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) permanecía unido, relación interna que fue empeorando por los aprestos de someter de un proyecto de ley para modificar la Constitución de la República para permitir a Danilo Medina reelegirse por cuatros más.

Con el arrastre de manifestaciones que venían desde el movimiento Marcha Verde contra la corrupción y la impunidad, Luis Abinader convocó el 12 de julio de 2019 a sus seguidores, para defender la Carta Magna, poniéndose a tono con la mayoría de la oposición política del país que también giraba en ese sentido.

Abinader sacó las garras como líder opositor al convocar a miles de personas frente al Congreso Nacional, trazando una raya frente a la administración danilista.

Fue a partir de esa fecha, y luego de que se suscitara la enorme crisis post electoral interna en el PLD, a causa de las denuncias de fraude electoral por parte del entonces precandidato presidencial Leonel Fernández, contra su oponente interno, Gonzalo Castillo, cuando el joven partido opositor comenzó a tomar la fuerza que le daba el descontento social.

A esto se sumaba un Luis Abinader que venía de ganar unas primarias con más del 70% de los votos contra su contrincante interno, el expresidente Hipólito Mejía.

Crisis del PLD

El crecimiento del PRM se afianzó con el abandono del expresidente Fernández del PLD, el 20 de octubre de 2019, tras 46 años de vida política en ese partido, para formar la Fuerza del Pueblo.

En ese entonces el exmandatario le dijo al PLD: “E pa´fuera que van”.

Ese discurso de Fernández fue abrazado por el PRM, quienes más tarde hicieron acuerdos parciales para llevar candidatos a distintas posiciones municipales y también a nivel congresual.

El país vivió varios meses de esa crisis post electoral histórica que involucró a la entidad oficialista y que trajo consigo numerosas revueltas y manifestaciones.

El opositor PRM supo aprovechar muy bien el descontento que eso produjo en la población y arreció en la propuesta de las ideas del cambio.

Abinader siguió de la mano de Mauricio De Vengoechea, consultor político de origen colombiano que diseñó parte de las estrategias políticas de su campaña. De Vengoechea es considerado en el mundo del marketing político como de los cinco mejores estrategas que existen de habla hispana.

Mientras tanto, seguían los aprestos para la celebración de las elecciones municipales del 16 de febrero, que en un hecho histórico resultaron suspendidas por problemas en los equipos del voto automatizado.

Esta situación favoreció sobremanera al PRM, pues parte de la población asumió que la idea era la de hacer un fraude electoral.

Los problemas de corrupción, impunidad, crisis interna y suspensión de elecciones, sin dudas le hacían un gran daño a un PLD dividido.

La pandemia cambió el ambiente

En el tramo, de cara a la celebración de nuevos comicios municipales, anunciados por el pleno de la Junta Central Electoral (JCE), para el 15 de marzo de 2020 con boletas manuales, surge la primera persona infectada de COVID-19 en el país, el 1 de marzo de 2020, un turista italiano de 62 años, de nombre Claudio Pascualini.

En las elecciones municipales el PRM obtuvo el 40.46% y al PLD 33.66% de votos en elecciones municipales, logrando la mayoría de las alcaldías en grandes plazas electorales.

El 19 de marzo comenzó el toque de queda y estado de emergencia, temor que hizo que el gobierno y su candidato Gonzalo Castillo tomaron un segundo aire con el asistencialismo en el confinamiento, pero el sentimiento de cambio se mantuvo latente.

El manejo de la pandemia por parte del Gobierno da inicio a una serie de ataques frontales a su contrincante, ya pensando en el próximo proceso electoral presidencial y congresual que fue movido del 17 de mayo al 5 de julio por la pandemia.

Escenarios importantes

El presidente del PRM, José Ignacio Paliza, fue uno de los primeros en protagonizar defensas fuertes durante la elección del fiscal electoral en la mesa del diálogo del Consejo Económico Social (CES) al responder a Francisco Javier García, ministro de Turismo. El escenario fue preciso para calmar los ánimos luego de la suspendidas elecciones del 16 de febrero.

El PRM sostuvo una posición crítica en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), donde iba en minoría, controlando el partido oficialista la mayoría de los nueve puestos.

Destacaron las posiciones de Paliza, quien acusó al Gobierno de permitir que se violara el procedimiento ante la jueza Miriam Germán Brito: “No hay dudas que en este caso, en el caso de doña Miriam Germán, se violó el procedimiento, porque no se le dio el tiempo para poder responder ante esas denuncias si es que existieran”, dijo entonces. Por igual su compañera Josefa Castillo, ambos llegaron a abandonar el CNM por entender que no se cumplió con lo acordado.

El PRM también sometió varios recursos judiciales contra alegados actos de corrupción en las compras dentro del estado de emergencia.

El vocero del PRM en la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, mantuvo fuerte reacciones en contra el presidente de ese hemiciclo, Radhames Camacho.

En ese entonces el partido opositor consideraba que el tema de la aprobación de los días de estado de emergencia era más político que sanitario.

Posteriormente, las encuestas favorecieron la percepción política en favor del PRM, con su candidato presidencial que, a pesar de haber contraído el virus COVID-19 supo articular sus propuestas.

Frecuentemente hablaba al país por medios de comunicación y paralelamente recorrió el territorio nacional.

La incidencia de la pandemia parecía dar un giro al panorama político, aun así, el pueblo con mascarilla en rostro acudió a votar, y en un escenario de tres aspirantes fuertes a la presidencia y varios partidos minoritarios con buena cuota, Luis Abinader resultó electo presidente de la República Dominicana en primera vuelta, con más del 52% de los votos.

Por: DL

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba