Economía

Propuesta de Abinader sobre uso de los DGE vista con reservas por economistas

Vicepresidente del Crees dice propuesta implica dar un uso diferente al establecido por el FMI

La propuesta del presidente Luis Abinader, presentada este miércoles ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de que se cree un mecanismo para canalizar las cuotas de derechos especiales de giro (DGE) que recibieron los países industrializados de parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) es vista con reservas por varios economistas consultados.

Para el vicepresidente del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (Crees), Miguel Collado Di Franco, la propuesta necesita mayores detalles para determinar si en lo que consiste es en una transferencia de los DEG para que los países receptores los tengan en sus reservas internacionales o en un fondo especial.

Collado Di Franco dijo que habría que esperar si el FMI considera la propuesta, debido a que el uso que se le daría a los DGE sería diferente al que establecen los lineamientos del organismo.

Explicó que los DGE están diseñados para aumentar las reservas internacionales de los países y que por tal motivo los reciben los bancos centrales, quienes los mantienen en sus activos.

“Para poderlos cambiar por una moneda tienen que venderlos a otros bancos centrales, al FMI y a instituciones autorizadas por el mismo fondo. En la compra y venta de los DEG no participan los gobiernos. Por eso, estos no pueden ser usados para aumentar el erario, sino solo para reservas internacionales de los bancos centrales y, en consecuencia, para operaciones de estas instituciones”, indicó.

Consideró que la propuesta sería que se permita, a manera de excepción a la naturaleza de los DEG, que los bancos centrales que tengan mayor liquidez presten las divisas que obtuvieron a cambio de los derechos especiales de giro a una institución que, a su vez, preste estos recursos a otros países.

A inicios de agosto la Junta de Gobernadores del FMI aprobó una asignación general de DEG a los países miembros, equivalente a US$650 mil millones, con el fin de apuntalar la liquidez mundial.

En su ponencia ante la asamblea general de la ONU, Abinader pidió a los países industrializados crear un mecanismo que permita canalizar las cuotas que recibieron de los DEG hacia los países de ingresos medios y bajos, brindándoles acceso a fondos concesionarios.

“En dicho mecanismo, los organismos financieros multilaterales tendrían un rol de primer orden y, de esta manera, asegurarían que esos recursos lleguen a los países que realmente los necesitan. Esta iniciativa tendría un impacto muy positivo en los mercados financieros globales, pues daría mayor sostenibilidad a la deuda y fortalecería la confianza en nuestras economías, mejorando a su vez, el costo del financiamiento”, afirmó el jefe de Estado.

El también economista y catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Francisco Tavárez, valoró como positiva la propuesta de Abinader, aunque agregó que la factibilidad de la misma dependerá de que se logre con las naciones industrializadas una restructuración de la deuda que permita abrir espacios presupuestarios para invertir en la recuperación y aliviar la situación fiscal de los países de renta media y baja.

“La factibilidad de esto es un asunto que es impreciso porque depende de la voluntad que tengan los países industrializados, que son los que manejan el grueso de las finanzas del FMI”, afirmó Tavárez.

Fuente: DL

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba