Diversas ( NO UTILIZAR )

Puerto Rico crece en turismo pese a pandemia

El Covid-19 no ha frenado el turismo en Puerto Rico; la Isla del Encanto es visitada por millones de turistas

En los últimos cuatro años la isla de Puerto Rico ha sido duramente atacada por fieros fenómenos atmosféricos. Los ciclones, sumados a bestiales tormentas tropicales, han ocasionado serios daños a su economía, al extremo de que miles de casas fueron destruidas y para repararlas -y construir nuevas viviendas- las autoridades, encabezada por la Gobernación- tuvieron que gastar millones de dólares y, al mismo tiempo, acudir al auxilio de Estados Unidos.

La historia registra que el huracán María, según reportes de los medios noticiosos locales, fue un ciclón tropical mortal que devastó las s islas de Dominica, Islas Vírgenes de los Estados Unidos y Puerto Rico. Ese fenómeno ocurrió en septiembre de 2017.

Los mismos reportes señalan que el huracán María está considerado como el peor desastre natural registrado en esas islas, pero “ también es el huracán más mortífero en el Atlántico desde el huracán Jeanne en 2004.

Este periodista, para percatarse de esos hechos, acudió a un informe que figuran en revistas a las que tienen acceso visitantes -y que son colocadas en los estantes de los hoteles- y fue comprobado que también un segundo huracán, el Virginia, causó una destrucción catastrófica y numerosas muertes en todo el noreste de la región del Caribe.

Las pérdidas totales causadas por el huracán fueron estimadas, en su momento, en más de 92 mil millones de dólares en 2017), principalmente en Puerto Rico…este fenómeno es ubicado como el tercer ciclón tropical más costoso del mundo. ¡Y Puerto Rico sufrió bastante esa devastación!

Y en estos tiempos -cuatro años después del paso de los citados huracanes- la etapa del devastador coronavirus, que dio inicio -con sus duros estragados- en la segunda semana de marzo del 2020, el pueblo de Puerto Rico ha tenido que “lidiar” con esa pandemia que también ha dejado decenas de miles de contagiados y muertes.

El turismo boricua y su paradoja

Héctor Julio Hernández, veterano periodista y catedrático universitario –ciudadano de República Dominicana y residente en Puerto Rico desde hace más de 50 años-, resalta el crecimiento del turismo en esta isla, pese a la pandemia.

Consultado por elCaribe hizo esta proclamación: “¡Pero, ¡vaya paradoja de la vida! Tras casi dos años de llegar la covid-19 a esta isla, en sentido general, el turismo no ha sido muy afectado”.

Se reconoce, han declarado también gerentes de hoteles y sus dueños, que el coronavirus ocasionó que miles de turistas no se acercaran por estos predios boricuas.

Pero las autoridades de Salud Pública, que trabajaron con urgencia tras llegar por algunos rebrotes, impidieron que la pandemia se expandiera por toda la isla. Es la información general que ofrece la prensa local.

Pasados los meses de junio, julio y agosto, el turismo -como “por arte de magia”- ha crecido vertiginosamente.

Por las exclusivas zonas de El Condado, Isla Verde y el Viejo San Juan es por donde más se aprecia la afluencia de turistas.

San Juan, la atractiva capital de Puerto Rico se ve atestada de turistas que mayormente proceden de Canadá, Estados Unidos, Islas Vírgenes, Bahamas, Curazao y China, según se observa.

La playa que bordea el Condado se ve también frecuentada por los turistas, en tanto que los restaurantes -la mayoría funcionan en la Avenida Asford -la principal de la isla- turistas y boricuas los visitan en forma masiva.

En las últimas semanas, por estrictas medidas de salud, a los centros de diversión ninguna persona puede acudir si antes no presenta su certificación de que está vacunada. Es una disposición que se cumple a cabalidad con el fin de evitar los contagios del coronavirus.

Héctor Julio Hernández, por su vasta experiencia periodística, recomienda que cuando “usted quiera comer bueno, disfrutar del mejor arte culinario de Puerto Rico, dese una vuelta por los restaurantes del Viejo San Juan y del propia zona del Condado y, además, “aprenda sobre las influencias gastronómicas”.

Dentro de los restaurantes que pueden disfrutar los turistas, figuran algunos cuyos dueños son dominicanos como, por ejemplo, el restaurante Levis-Restaurante propiedad de Levis Surier Gómez, un exdiputado de Ultramar del Congreso de República Dominicana.

Para recordar la historia de esta isla, informes señalan “no se puede visitar San Juan sin pasear por las calles adoquinadas del Viejo San Juan…es un importante segmento urbano amurallado dentro de una ciudad cuyos siete bloques cuadrados albergan más de 400 edificios restaurados de los siglos XVI y XVII”.

Toda esta realidad -de gran atractivo- motiva a que miles de personas visiten la tierra de Eugenio María de Hostos, paradigma de la educación, y del inmortal pelotero boricua de las Grandes Ligas Roberto Clemente.

Y es una clara realidad que permite que el turismo de Puerto Rico, respetando todos los protocolos que se imponen por la pandemia de la covid-19, siga consolidándose.

Fuente: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba