Editoriales Invitados

Qué pena nos da Nicaragua

Qué pena nos da que la revolución sandinista haya terminado desangrando a Nicaragua. Y que a dos de sus principales figuras, Daniel Ortega y Rosario Murillo, esposos, presidente y vicepresidente, estén encabezando esa vergonzosa represión contra su pueblo que en su ocasión los acompañó en armas contra la dictadura de los Somoza.

Según las organizaciones humanitarias, van más de 360 muertos en apenas tres meses. Una cifra profundamente dolorosa para un país que hizo una revolución y que ahora su Gobierno reprime a opositores, estudiantes universitarios, periodistas y clérigos en todo el país.

No ha sido posible el diálogo, mientras siguen las quejas por la corrupción y los abusos desde el poder.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver también
Cerrar
Botón volver arriba