Curiosidades

¿Qué representa la figura paterna en la crianza de los hijos?

La figura paterna, representa uno de los cimientos más importantes para el desarrollo integral de los hijos

La paternidad responsable inicia con la conciencia plena del rol de ser padre. El hecho de asumir los retos y las tareas que implican cada etapa en la vida de los hijos en nuestra sociedad, muestra que podemos avanzar en un nuevo modelo de paternidad. La figura paterna, representa uno de los cimientos más importantes para el desarrollo integral de los hijos, comparte con elCaribe Ivonne Guzmán, directora del Centro Profesional Psicólogos Unidos.

“Los padres también entran en la dinámica que fortalece la identidad de los hijos, de hecho, hoy día los desafíos los llevan a seguir educándose en actitudes y compromisos, no sólo en brindar cobertura de servicios para el hogar, sino también en la gestión emocional. Así como educar con límites claros y con valores”, expresa la especialista y también docente universitaria.

Según Guzmán, nuestra sociedad se ha ido transformando a través de la globalización, por lo que la educación de los hijos de forma responsable no debe ser vista como algo impuesto, más bien, es la asunción libre y comprensible de roles compartidos. La sociedad necesita padres responsables que permitan desarrollar habilidades en sus hijos para fortalecer el crecimiento y la madurez.

“Cada hijo tiene el derecho de vivir en un ambiente sano y libre de violencia. Es importante resaltar que los padres son agentes de salud mental. El involucramiento de los padres en prácticas tradicionales los prepara emocionalmente para conectarse más con los hijos, lo que resulta ser enriquecedor para la crianza”, señala.

Sin embargo, aclara que cuando se muestra resistencia a la nueva visión de paternidad y se mantiene un paradigma de la figura paterna machista con actitudes negligentes, ausentes o autoritarias, puede causar daños emocionales a los hijos. Por tal razón, es importante explicar que los padres deben asumir algunas tareas, de las cuales Guzmán destaca dos.

La primera consiste en socializar con los hijos para que les enseñen a vivir en sociedad, lo que significa que además de ser proveedores de cuidados y atenciones, los hijos deben sentirse seguros, amados y deseados; y crecer sabiendo que deben expresar bienestar hacia los demás.

Mientras que la segunda tarea, es preparar a los hijos para los cambios que irán surgiendo en cada etapa de la vida, permitiendo que las crisis correspondientes a su ciclo la vivan normales.

El ideal es estar con ambos padres bajo el mismo techo, no obstante, lo más relevante es contar con el amor y atención de ambos para fortalecer la salud mental de los hijos, sabiendo que existen padres separados o divorciados, explica la especialista. Un padre responsable no transmite códigos de malestar a sus hijos en contra de la madre, indica.

El hecho de que los hijos puedan contar con los dos padres da un gran valor al autoconcepto y le permite al padre conectarse con las emociones que tradicionalmente no se generaba, esto da una satisfacción que fortalece la relación “padre-hijo”, sostiene la especialista, quien realiza investigaciones sobre violencia en centros educativos. Sobre ello, dice que es necesario evitar el vacío emocional que sienten los hijos ante la ausencia de uno de los padres.

“Cada etapa de los hijos es irrepetible, los padres deben asumir que hoy es el momento y hay que aprovechar el tiempo para involucrarse, disfrutar el verlos crecer y lograr metas. Entender que la mejor relación, es la que se lleva de forma directa y en presencia y, que con ella, pueden retroalimentarlos para que de adultos conquisten con libertad los recuerdos sanos que recibieron de sus padres responsables”, sostiene Guzmán.

El verlos crecer por el hecho de estar presente y conectados con sus vidas, no significa que le eviten todas las situaciones. “Hay que entender que los padres acompañan el dolor y el sufrimiento, pero no deben evitarlo del todo, porque no estarán apoyando el sistema de afrontamiento asertivo que necesitarán en su interacción con el mundo real que es la sociedad”, aconseja Guzmán.

También añade: “Una cualidad que ayuda mucho a los padres inteligentes y emocionalmente estables, consiste en saber escuchar a los hijos y darles la confianza para que les aclaren sus dudas e inquietudes. Los padres deben mostrar confianza no solo en palabras, sino también en acciones. Tener apertura y al mismo tiempo flexibilidad en los comandos usados para la crianza positiva basada en amor y límites”, subraya sobre el tema.

Pautas para desarrollar paternidad responsable

• Involucramiento en las tareas básicas que muestren sensibilidad y empatía en la asunción de roles.
• Contribuir a un clima familiar armonioso donde se aprende a solucionar los conflictos de forma asertiva.
• Hablar con tonos armoniosos para corregir, sabiendo que con esta actitud también se forma la personalidad del hijo.
• Promover actitudes de escucha y promoción de apertura a las actividades saludables.
• Evitar crear situaciones de abandono o de negligencia.
• Evitar la negligencia ante las necesidades.
• Entender que no es necesario repetir el patrón que usaron en su crianza en el pasado.

Fuente_: El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba