Cultura

Racismo RD se da por patrones culturales, sostienen expertos

La discriminación racial en República Dominicana pervive a través de patrones socioculturales que permean en los ambientes escolares, laborales y vecinales, consideran la antropóloga social Tahira Vargas y el psiquiatra José Miguel Gómez, a propósito de que el tema ha vuelto a ocupar los diarios internacionales tras las protestas por la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de agentes policiales en Minneápolis, Minnesota.
Ambos expertos coinciden en que cualquier tipo de discriminación o prejuicio se origina en las enseñanzas y otros estímulos que reciben las personas, y descartan que estas manifestaciones sean inherentes a los individuos desde su nacimiento.
“El hecho mismo de que en las escuelas y colegios estén estigmatizando a los estudiantes que tienen el pelo crespo, que no les permiten llevar el pelo natural, que les piden que se recorten o se hagan desrizado, eso es racismo. También lo es el no aceptar a las personas con sus características raciales ni aceptar la negritud en todas sus manifestaciones”, sostuvo Tahira Vargas.
Entiende que la principal fuente del racismo en República Dominicana se remonta a las expresiones esclavistas que ha vivido el país y la forma en que la historia ha sido contada, en la que se ha “justificado ideológicamente la supremacía blanca asociada al ejercicio del poder y se ha establecido una inferioridad en las personas negras”.
La antropóloga social añadió que esta forma de pensamiento también ha estado detrás de la justificación de la matanza de miles de haitianos durante la Era de Trujillo y de “hacernos ver la historia solo como ‘los haitianos que nos maltrataron e invadieron’ y no ver todas las ocupaciones que hemos tenido, como la colonización y la invasión españolas”.
Sin “cultura del odio”. El psiquiatra José Miguel Gómez entiende que en suelo dominicano no existe una “cultura del odio y segregacionista hacia las personas de color, como ocurre en Estados Unidos”.
“En Estados Unidos se pueden formar grupos para odiar, como el Ku Klux Klan u otros grupos antinegros, lo que no se permite es que se ejecute el odio”, apuntó.
Respecto a las personas que exigen a las autoridades “mano dura” contra la delincuencia, el experto argumenta que la gente puede reclamar que se haga justicia en cualquier parte del mundo. No obstante, precisó que se debe examinar “a quién se la aplica la Justicia, porque es diferente cuando la persecución de la Justicia se da a través de discriminación hacia grupos étnicos específicos”.
Por este motivo, señaló, es que en EEUU hay políticos, historiadores y profesionales de otras áreas que piden que se revisen los patrones de la Policía.
“La Policía debe ser un órgano de convivencia y de tolerancia pacífica para ayudar a normalizar los comportamientos de los ciudadanos”, recordó.

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos