Diáspora

Redada contra dominicanos galleros en Nueva Jersey

Policías antinarcóticos de la ciudad de Paterson, en el estado de Nueva Jersey, realizaron un allanamiento tras recibir la denuncia de que en un local contiguo a un taller de mecánica, propiedad de un dominicano, se estaba vendiendo drogas.

Durante la redada policial, además se encontraron 84 gallos de peleas, gallinas y dinero en efectivo.

El director de la uniformada, Jerry Speziale, dijo en un correo electrónico enviado a los medios, que los agentes llegaron al local a la 1:00 de la madrugada de ayer miércoles en el edificio de la calle 11 en la desembocadura de la Sexta Avenida, como parte del operativo antidrogas, topándose con las aves, la mayoría en jaulas y algunas deambulando en el patio.

Ocho sospechosos no identificados fueron arrestados en relación al hallazgo, y la policía llamó a oficiales de la Unidad de Control de Animales que se sumaron a la requisa y rescataron a los gallos y las gallinas, llevándolos a un santuario situado en Madison.

En el lugar también había esteroides y otras pastillas listadas como sustancias controladas.

Vecinos del lugar aseguraron que varios dominicanos fueron detenidos por la policía, aunque no dieron los nombres.

Un empleado dominicano del taller, que se identificó como Félix Francisco, dijo que el propietario que se llama Amaury, rentó el local allanado, y que desconocía sobre la actividad ilegal.

“Amaury estaba hablando con los policías después del allanamiento, pero no sé más de ahí”, dijo Francisco.

El jefe policial reportó que además de las aves y las drogas, incluyendo marihuana, se incautaron 2,300 dólares en efectivo.

Las autoridades aseguraron que muchos de los gallos tenían dispositivos de peleas en sus picos como señuelos, que se usan comúnmente para calentar a las aves en preparación para las peleas.

Jeff Eyre, director de operaciones de servicios de campo para el Centro de Bienestar Animal de St. Hubert en Madison, dijo que algunos gallos tenían dispositivos de entrenamiento para proteger sus picos y poder pelear sin lastimarse.

Los gallos tenían agua congelada y no tenían comida, mientras que algunos vivían en un desastre repugnante, dijo Eyre.

“He estado aquí 45 años, he visto mucho, pero nada como esto”, dijo el director de control de animales John DeCando.

El alcalde de Paterson Andre Sayegh elogió al departamento de policía por la operación.

“Esta última ronda es una prueba positiva de que no toleraremos las apuestas ilegales en peleas de gallos en Paterson”, añadió Sayegh en un comunicado.

La policía dijo que después de la investigación se determinarán los cargos a los responsables de los gallos y las drogas.

Miguel Cruz Tejada

Comentarios para este artículo

Otros Artículos