Salud

Retraso en construcción de hospitales dificulta salas de aislamientos para coronavirus

La situación de alerta mundial por la epidemia del coronavirus (2019-nCov) encuentra al país con una estructura sanitaria débil por la reparación y construcción de hospitales, que merman los servicios y conlleva a que otros centros de salud estén sobredemandados de pacientes.

En la capital faltan los hospitales Luis Eduardo Aybar y el Padre Billini; en Santiago están pendientes de terminación el José María Cabral y Báez y el infantil Arturo Grullón.

En Barahona, el Jaime Mota; en San Pedro de Macorís, el Antonio Musa; el de Engombe, en Santo Domingo Oeste. Faltan también los hospitales de Neiba, Bonao, San Francisco de Macorís, La Romana, Boca Chica y Restauración, los cuales, al igual que el Luis Eduardo Aybar, fueron demolidos.

En el caso del Gran Santo Domingo, los servicios de salud tienen un impacto negativo hacia los pacientes, los hospitales y los propios servidores sanitarios.

En los usuarios, porque han tenido que emigrar a otros establecimientos de salud y en muchos casos empezar desde cero, en los hospitales, porque han incrementado sus demandas y en el personal médico y administrativo, porque se vieron en la obligación de trabajar en otros lugares con modalidades diferentes a los que estaban a acostumbrados.

Ante la afluencia de pacientes, los hospitales públicos se mantienen congestionados, sus salas de internamiento están llenas y algunos, como el Francisco Moscoso Puello, han tenido que habilitar habitaciones para responder a las demandas.

Ante ese panorama, es difícil que se habiliten áreas de aislamiento, para responder a cualquier eventualidad contra el coronavirus, aseguran médicos consultados que laboran en ese centro asistencial.

El ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, informó que habilitaron varios centros de salud con salas de aislamiento, como los hospitales Ramón de Lara; La Altagracia, en Higüey; José Cabral y Báez, en Santiago; y el hospital Marcelino Vélez Santana, de Herrera.

Retraso en construcción de hospitales dificulta salas de aislamientos para coronavirus
El director de la Oisoe, Francisco Pagán, asegura que antes de agosto cumplirán con el programa de reconstrucción simultánea de 56 hospitales.
Hospitales en construcción

De acuerdo con el vocero de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), Pedro Jiménez, del programa de reconstrucción simultánea de 56 hospitales regionales y municipales, los 13 que faltan por entregar, la mayoría están en fase de terminación.

Entre estos, el Luis Eduardo Aybar, dijo que se está en proceso de equipamiento y contratación de personal y que se inauguraría antes de mayo próximo.

Sobre el Padre Billini, no dijo fechas probables, solo que los trabajos de reparación, los cuales cumplirán dos años, se realizan a “mano”, porque las condiciones de los terrenos son muy frágiles y no permiten la instalación de equipos pesados.

En cuanto al hospital San Vicente de Paúl, de San Francisco de Macorís, explicó Jiménez que la Oisoe dijo que es una estructura nueva con tecnología de aisladores sísmicos. Será un hospital moderno y la obra gris está en avance. No hay fecha para inauguración.

Sobre el hospital Pedro Emilio de Marchena, de Bonao, se informó que lo están terminando y que en dos meses podría ser entregado y que para marzo de este año los de Santiago y el de Barahona estarían listos para ser entregados

En el cronograma de la Oisoe se tiene previsto entregar para el próximo mes de mayo los hospitales San Bartolomé, de Neiba, el de Barahona y el de Boca Chica.

En La Romana se empezó a ejecutar hace dos meses. Informó Jiménez que en los próximos meses iniciarán los hospitales de San José de las Matas y en Villa Vásquez, donde se empezó a demoler la antigua estructura.

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba