Entretenimiento

Roberto Antonio celebra 35 años de carrera musical

El llamado “rey del tecnomerengue”, Roberto Antonio, está celebrando sus más de 35 años de carrera artística. Por eso prepara un álbum para narrar su experiencia en la música latina.

En esta producción, la cual ha bautizado como Roberto Antonio diferente, incluirá varios género, entre ellos, merengue, pop, salsa, bachata, bolero, tecnomerengue, merengue-house, cumbia y urbano, entre otros a los que les ha puesto su propio sello.

“Es la producción más importante de mi carrera, porque es un álbum muy completo, que pocos artistas hacen”, dijo el cantante, compositor y productor venezolano. Para este disco, que será el tercero de su carrera y estará compuesto por 12 temas en su mayoría inéditos, está buscando las colaboraciones de Sebastián Yatra, Farruko, J Balvin, Mozart La Para, Gabriel, El Alfa, Ala Jaza, Bonny Cepeda. Ya grabó dos temas con J Quiles y Willy García.
“Hago un llamado a todos los merengueros amigos míos como Eddy Herrera, Sergio Vargas y Bonny Cepeda con los cuales busco unir generaciones en una sola producción”, dijo Roberto Antonio, quien consideró que “el nuevo mercadeo musical está en la unión”.

Urbano

Para Roberto Antonio, “la música es el lenguaje de los ángeles”, y que a través de ella los artistas tienen la responsabilidad de llevar un buen mensaje. En ese sentido, motivó a trabajar unidos para poder llegar a todas las generaciones.

Roberto Antonio está convencido de que los intérpretes de música urbana llevan la delantera y que han sido más inteligentes que los merengueros, “porque su compañerismo los identifica”.

“Esos muchachos han sido más inteligentes que nosotros, se unen desprendiéndose de todo egoísmo, de todo individualismo, donde su compañerismo es lo que perdura”, consideró.

Recordó que la época más importante que tuvo la salsa fue cuando Rafy Marcado creó La Estrella de Fania, que no fue más que la unión de todos los exponentes salseros del momento.

Merengue

El artista, de 57 años, es un apasionado de la música en general, y aunque su sueño era ser baladista, se dejó seducir por el ritmo de la güira y la tambora porque fue el género con el que más se identificó a finales de los años 80, cuando lo conoció a través de Wilfrido Vargas y Fernando Villalona.

“Me enamoré del merengue a primera vista y me pareció un género muy sabroso y sencillo. Lo conocí por agrupaciones que hoy somos muy grandes amigos (…) Dije: yo con este género quiero hacer algo diferente y comenzó la nueva onda de la música electrónica y empecé a fusionarlo con el merengue”, puntualizó.

Dueño de un cancionero exitoso en Latinoamérica

Su primer gran éxito fue “Noche de fantasía”, que se conoció en Reoública Dominicana 13 años después, pese a que ya había recorrido varios continentes. A este le siguieron: “Cocha pechocha”, “Marejada”, “Quién sino yo”, “Estar contigo” y “La vida es una”, entre otros. El intérprete de música tropical se definió como “un artista diferente, innovador, que pone por delante la fusión y la creatividad, como los elementos claves para crear una personalidad”.

Por: Karina Jiménez / El Caribe

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba