Opinión

Rochyrd la carnada perfecta.

Sin el menor interés de justificar las acciones del artista, pues de antemano debo expresar que condeno 100% la conducta de este señor y no sólo por el hecho de frecuentar menores de edad con fines sexuales, sino tambien por mostrar un estilo de vida desorganizado, su público consumo de drogas ante las redes sociales y sus letras no aptas para todo público.

Lo cierto es que tanto su fama, su desorden de vida, vicios, promiscuidad y falta de educación lo volvieron la carnada perfecta.

Recuerdo el caso del general Acosta Castellanos y el Coronel Piña en santiago, ambos presos por sostener relaciones con una menor de edad, pero lo que más me llamó la atención era lo muy involucrada y conciente que estaba la madre de esta niña en todo lo que su hija hacía y la cantidad de hombres con los que se acostaba para obtener favores económicos. El caso se dió a conocer cuando el general Acosta decide no seguir con la menor, ni dejarse chantajear tanto por la madre, como por el abogado. Un caso muy sonado que al igual que el de RochyRd desató morbo por tratarse de un alto rango.

Estaría preso Rochy RD si fuese un jodido?

Es evidente que se le reclama al que mayor recurso tenga, el caso Rochyrd es solo uno de los muchos casos que a diario vemos, donde los padres negocian con la dignidad de la menor o tratan beneficiarse económicamente del hecho, pues en nuestro país no es un secreto que una gran cantidad de jóvenes se inician a temprana edad en la actividad sexual y otra gran cantidad se han convertido en madres sin nisiquiera terminar las escuela.

Lo correcto sería que cuando un padre se entere que un adulto sostuvo relaciones con su hijo o hija lo denunciara inmediatamente sin importar su estatus económico.

Pero qué lleva a nuestras niñas a esta precipitación de la adultez?

Siempre he dicho que para saber el porqué de la conducta de una persona hay que observar su entorno familiar y sociocultural.

Una parte de nuestra sociedad educa a las niña con el pensamiento de que para vivir bien se necesita un hombre con dinero, son pocas las madres de escasos recursos que le dicen a su hija: estudia para que no tengas que depender de ningún hombre.

A esto se suman las redes sociales con sus mentiras y malos ejemplos mostrando un mundo de fantasia, dinero en abundancia, buena vida, vehiculos, cirugías plasticas, viajes, etc.

También se suma el poco interés de nuestras autoridades para crear programas que reorienten nuestros jóvenes por el camino correcto.

Todos quieren ser Rochy, El Alfa, La Perversa, Yailin la más viral, Alexandra MVP, Alofoque y un gran etcétera.

Nadie sueña con ser el ingeniero que se fajó 4 años en una universidad y lucho para lograr lo que hoy tiene, nadie quiere ser el medico que en medio de malas noches y enfermedades lucha por aprender las técnicas de salvarnos la vida, mientras los arriba mencionados posiblemente nisiquiera cuenten con un bachiller.

Y que decir de nuestra justicia que solo espera un caso sonoro para querer poner un ejemplo, pensando que de esta forma controlará los abusos sexuales a menores, cuando la realidad es que no.

Se debe frenar pero desde los hogares, desde el gobierno, desde la sociedad y solo así se hará justicia.

Cuando tanto el infractores, como los padres de las menores sean igualmente presentados ante la acción de la justicia y demostrar su responsabilidad ante los hechos, así no les daría chance a negociar la dignidad de una menor que su única culpa ha sido no tener padres que le orienten correctamente.

Mientras tanto tendremos menores embarazadas, víctimas de feminicidios por parejas que le doblan y hasta triplican la edad, que consumen sustancias prohibidas y que se prostituyen.

El artista deberá cumplir tres meses de prisión en la victoria, manchando así aún más su carrera y desatando la doble moral que impera en nuestra sociedad de aquellos que hablan y no aportan a la solución.

Por: Danyeliz Vilorio

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba
¿Quieres recibir avisos de nuevas noticias?    OK No Gracias