Internacionales

Rusia espera que gane el candidato “menos malo” en las elecciones ucranianas

Rusia, sin posibilidad alguna de sacar provecho de las elecciones presidenciales ucranianas del próximo domingo, solo puede esperar que se imponga el candidato “menos malo” para sus intereses, que no es el actual jefe de Estado y aspirante a la reelección, Petró Poroshenko.

El comediante Vladímir Zelenski, lidera desde hace meses las encuestas con un 24,9 % de los apoyos, seguido de la ex primera ministra Yulia Timoshenko (18,8 %) y Poroshenko (17,4 %), porcentajes que auguran una segunda vuelta en abril.

El único candidato prorruso en una posición favorable, el exministro de Energía Yuri Boiko (10,2 %), no tiene posibilidades de ganar las elecciones.

Hace cinco años Rusia tenía un aliado en Kiev, el prorruso Víktor Yanukóvich. Hasta que fue depuesto por la revolución del Maidán y llegó al poder Petró Poroshenko. Ahora, “no tiene candidato preferido”, señala a Efe Dmitri Suslov, experto del Club Valdai.

“Porque (…) los mejor posicionados tienen la misma política exterior inaceptable para Moscú”, como su postura “100 % pro occidental”, su deseo de que Ucrania ingrese en la OTAN o la promoción de Rusia como “agresor”, indica.

Eso sí, Rusia “tiene el candidato menos preferido, que es Poroshenko”, afirma Suslov. “Si él gana probablemente tendremos durante varios años otro periodo perdido en las relaciones con Ucrania”, añade.

Mark Galeotti, investigador del programa Jean Monnet del Centro para Estudios Avanzados Robert Schuman de la European University Institute en Florencia, coincide: Para Moscú “cualquier candidato es mejor” que Poroshenko.

Con la anexión de la península de Crimea por Rusia, su apoyo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania de trasfondo, la relación entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y Poroshenko no puede ser peor: no se dirigen la palabra si no es con ayuda de otros mandatarios.

El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, dijo la semana pasada que “con el actual” presidente de Ucrania “las cosas no irán a mejor”.

El presidente ruso ha afirmado que las relaciones con Ucrania no mejorarán mientras haya en “en los corredores del poder en Kiev rusófobos que no comprenden los intereses de sus propias gentes”.

“Para el Kremlin sería mucho mejor que (…) los ucranianos eligieran a un presidente que evalúe con sensatez la realidad, que tenga sabiduría política, que no sea un presidente de la guerra, sino de la paz y partidario de tener buenas relaciones con los vecinos, incluida la Federación de Rusia”, subrayó Peskov.

No hay que pensar por ello que Rusia esté apostando por mejorar las relaciones con Ucrania, advierte Galeotti.

“No es que Putin ahora realmente quiera o espere mejores relaciones con Ucrania. Lo que quiere es algún tipo de reconocimiento internacional de Crimea y el levantamiento de las sanciones”, además de una salida digna del Donbás, señala Galeotti.

“Independientemente del nombre del próximo presidente de Ucrania, es muy difícil esperar cambios radicales en las relaciones entre Kiev y Moscú, aunque pueden producirse algunas correcciones”, dijo a Efe Serguéi Zhiltsov, responsable de la cátedra de Politología y Filosofía Política de la Academia Diplomática de Rusia.

¿Ve el Kremlin entonces con mejores ojos a Timoshenko y Zelenski?

Moscú cree que puede haber algún tipo de progreso con la líder del partido Batkivschina (Patria), que busca por tercera vez la Presidencia tras 2010 y 2014, opinan tanto Suslov como Galeotti.

También Zelenski, puede ofrecer “alguna ventana” de oportunidad, pero es un “factor desconocido” para Rusia, dice el analista europeo.

Eso sí, ninguno de los analistas ve posibilidades de que el comediante gane los comicios pese a su ventaja en los sondeos.

Timoshenko es vista por el Kremlin como “más pragmática” que Poroshenko y además tiene experiencia en negociar con ella.

“Alguna forma de gestión más eficaz de las relaciones podría darse si ella es elegida”, sostiene Suslov, quien ve a Timoshenko menos radical en su postura hacia la OTAN y en su rechazo a todo lo ruso.

Sin embargo, Timoshenko es una mujer “dura”, recuerda Galeotti, que durante la campaña ha exigido, al igual que Poroshenko y Zelenski, la devolución de Crimea y ha abogado -también como los otros dos- por buscar el ingreso en la Unión Europea (UE) y la OTAN.

“Ningún líder ruso en un futuro próximo entregará” a Ucrania, señala Galeotti. Y Zhiltsov recuerda que para Ucrania “el factor de la guerra en el este seguirá ejerciendo una fuerte influencia en cómo desarrollará sus relaciones con Rusia”.

Este elemento será determinante de cara a las elecciones parlamentarias en otoño, porque “ningún presidente ucraniano querrá ser visto como alguien que siquiera piense en algún tipo de acuerdo” con Rusia, sostiene Galeotti.

En eso coincide Zhiltsov: “El próximo Parlamento, por lo visto, mantendrá una dura postura (frente al conflicto en el este) y el presidente verá restringida su capacidad de maniobra”. EFE

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba