Salud

¿Sabes ya lo que las fresas pueden hacer por tu salud?

Siempre es una alegría llevar fresas a casa. Son un gusto para la vista y el paladar de grandes y pequeños y, además, son versátiles. Podemos comerlas solas, con nata, con yogur, con un poco de azúcar, en crêpes o con crema de cacao y avellanas. Su nombre botánico, Fragaria vesca, viene del latín fragans, que en castellano significa “olorosa”, que remite a una de sus características fundamentales: su delicioso olor.

Y tenemos mucha suerte, ya que las fresas y fresones de España son afamadas por su buena calidad, su vivo color y su intenso sabor. Los cultivos más conocidos son los de Valencia, Extremadura, el Maresme y Huelva, y la mejor época para consumirlas es entre los meses de enero y junio. Para degustar fresas de la mejor calidad, deberás escoger las de color rojo intenso y más brillantes. Pero no solo son un manjar exquisito por su sabor. Además, reúnen gran multitud de propiedades, poseen una gran riqueza mineral y una alta cantidad de magnesio. ¿Quieres saber todo lo que pueden hacer por tu salud?

Previenen el envejecimiento de las celulas

Las propiedades antioxidantes de las fresas y su alto contenido en atocianinas (flavonoides responsables de su intenso color rojo) retrasan el envejecimiento celular y el proceso oxidativo. ¿En qué se traduce esto? En otras palabras, el consumo regular de fresas previene que el colesterol se deposite en las arterias, así como las mutaciones cancerígenas. Así, podríamos decir que este fruto puede ser útil para prevenir las enfermedades cardiovasculares y el proceso de metástasis.

Y por si esto fuera poco, también contienen polifenoles, que mediante la inhibición de la enzima ciclooxigenasa –función que cumplen el ibuprofeno o la aspirina–, luchan contra algunas enfermedades inflamatorias como e asma, la aterosclerosis, la osteoartritis.

La fruta con mayor porcentaje de agua

Al igual que ocurre con otras frutas –aunque no son tan deliciosas–, las fresas estan compuestas en gran parte por agua, en concreto, un 90,1%, lo que la convierte en la fruta con mayor porcentaje de agua. ¿No te lo esperabas? Las fresas, además, aportan fibra y son muy saciantes, por lo que pueden ser el snack perecto entre horas.

Alto contenido en vitaminas B y C

La fresa es una de las frutas con más alto contenido en vitamina C, por lo que comerlas nos aporta una gran cantidad de energía y nos ayuda a combatir la fatiga. Este componente es esencial para garantizar el buen funcionamiento de los sistemas inmunitario y nervioso. Y es que solo 200 gramos de fresas nos proporcionan más del 200% de las necesidades diarias de esta vitamina. Además, también contienen ácido fólico y vitaminas K y B. De este último grupo, destacan los niveles de vitamina B9, imprescindible en el proceso de producción de glóbulos blancos y rojos.

Contienen potasio

El potasio de las fresa nos ayuda a mantener en buenas condiciones la salud arterial, los músculos y a cuidar de la salud de nuestro sistema nervioso.Además de esto, contiene calcio, fósforo, manganeso, cobre y sicilio. Es por esto que las fresas son muy recomendadas en el tratamiento de déficit nutricionales y cuando es necesaria una remineralización.

Fresas para combatir la artritis

Las fresas tienen propiedades alcalinizantes y gracias a su riqueza en calcio y potasio, cumplen una función diurética y desintoxicante. ¿Cómo? Porque facilitan la eliminación del ácido úrico. Por otro lado, al contener polifenoles, como hemos dicho más arriba, este fruto frena y controla la inflamación, por lo que es útil para tratar la gota, el reumatismo y la artritis.

Fuente: https://www.enfemenino.com

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos