Política

Salud y educación, pilares del primer discurso de Abinader como presidente

En su primer discurso como presidente de la República, Luis Abinader sentó los pilares de dos temas que prioritarios, y afectados, por la pandemia: salud y educación.

Desde sus primeras palabras, el mandatario hizo hincapié en la actual crisis generada por la pandemia del nuevo coronavirus, llamando la atención, al pedir un minuto de silencio, por las pérdidas humanas y las circunstancias de sacrificio y excepcionales en que labora el personal médico de República Dominicana.

Luego de puntualizar que la pandemia “ha mostrado” que el país tiene debilidades que le hacen “muy vulnerable a la situación actual y a sus consecuencias económicas y sociales”, anunció que una de las medidas para enfrentar sus efectos será el aumento en el presupuesto para el área de salud “hasta llegar a más de 66,000 millones de pesos en los primeros cuatro meses de gobierno para atender a esta emergencia pero, a la vez, para transformar para siempre” el modelo de atención sanitaria”.

Informó que en los próximos meses se aumentará el número de camas donde sea necesario, se duplicará la capacidad de las unidades de cuidados intensivos, se pondrán en marcha 12 hospitales temporales y la formación a más de 1,000 médicos y enfermeras en un programa nacional para ser más eficaces en la lucha contra la enfermedad.

En su discurso ante la Asamblea Nacional, asumió el compromiso de garantizar el acceso a la vacuna contra el virus a toda la población dominicana, tan pronto como esté disponible.

“Hoy me comprometo a dedicarme en cuerpo y alma a situar nuestro sistema sanitario donde los dominicanos merecen que esté: entre los mejores de América Latina. Bajo mi Presidencia el sistema sanitario no colapsará”, afirmó el jefe de Estado.

Explicó que las mejoras en el sistema sanitario serán posibles porque se va a reestructurar la arquitectura institucional del Estado para eliminar los organismos e instituciones innecesarias o con duplicidad de funciones y se van a destinar esos fondos a la inclusión de más de dos millones de ciudadanos al seguro familiar de salud de forma que, para diciembre de este año, la salud pública sea universal y gratuita.

El mandatario se comprometió a transformar para siempre el modelo de atención sanitaria, bajo criterios de desconcentración, descentralización y empoderamiento de las comunidades, así como el refuerzo de la atención primaria.

Criticó que el actual sistema público de salud, pese a sus buenos profesionales, no haya tenido suficientes medios para paliar la pandemia, o para articular políticas de prevención ante esta u otras crisis sanitarias.

Educación virtual

Otra área afectada sensiblemente por la pandemia del COVID-19 es la educación, sobre la que el presidente Abinader dijo será a distancia y virtual, para lo cual se requiere de recursos tecnológicos “que el gobierno saliente no preparó”.

En su discurso de toma de posesión, que se extendió por unos 44 minutos, el presidente de la República dijo que “ todos los niños y jóvenes de las escuelas y liceos dispondrán de una tablet o laptop para que puedan seguir su formación independientemente de cómo sea la evolución de la pandemia y su nivel económico”.

“Pondremos en marcha también un ambicioso plan para implicar a todas las operadoras de servicios telefonicos del país y asegurar la conectividad de todo el sistema educativo en un tiempo mínimo”, anunció Abinader.

Dijo que se ha reunido con la rectora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo para proveerla de una ayuda especial, de tal manera que se pueda garantizar su semestre con plena seguridad y de la mejor manera posible.

“Con estas medidas, salvaremos el año escolar y universitario y eliminaremos de una vez por todas la brecha digital que tan grande e insoportable es en nuestro país”, dijo. Agregó: “este gobierno que hoy empieza está convencido de que la apuesta por la educación es la única en la que se gana siempre, pues estamos hablando del motor transformador de un cambio imparable y sin vuelta atrás”.

En el acto de toma de posesión estuvieron presentes Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos; Jovenel MoÏse, presidente de Hiatí, y Umaro Sissoco Embaló, de Guinea Bissau, entre otras personalidades.

“Me comprometo a dedicarme en cuerpo y alma a situar nuestro sistema sanitario donde los dominicanos merecen que esté: entre los mejores de América Latina
Luis Abinader

El presidente Luis Abinader anunció que en los próximos días se reunirá con todo el liderazgo nacional para abordar y discutir las soluciones que requiere el país para enfrentar los retos que tiene por delante.

“Este gobierno no será de unos contra otros. Soy el presidente de todos en una nación de ciudadanos libres e iguales que tienen como objetivo histórico proteger y reconstruir nuestro país”, puntualizó.

Señaló que los retos son difíciles y habrá quien sienta que su ánimo flaquea ante la colosal magnitud de la tarea, pero consideró que no es el caso de los dominicanos y dominicanas y, gracias a su inspiración, tampoco el de su presidente.

El mandatario expuso que, aunque los recursos materiales son siempre limitados, las capacidades de las que depende el éxito son la creatividad, la persistencia, la disciplina, la solidaridad, el valor y la fe, las que definió como infinitas y constituyen el mejor patrimonio que tiene este país.

Consideró que el camino “es largo y oscuro y quien tenga la tentación de recorrerlo solo y sin luces, no llegará a ninguna parte”. “Por ello, en los próximos días me reuniré con todo el liderazgo nacional para abordar y discutir juntos las soluciones que requiere nuestro país”.

Reforma policial
Promete devolver la seguridad
Educación
Política Exterior
Fortalecerá relaciones con EEUU

El presidente Luis Abinader delineó la política exterior y enfatizó que fortalecerá las relaciones estratégicas con Estados Unidos como el principal socio comercial del país y “el lugar donde residen dos millones de compatriotas”. También apuntó que la relación bilateral con Haití es muy importante para la República Dominicana, al señalar que es consciente de que el éxito en esta relación depende de la presencia activa, consistente y perseverante de ambos estados. En su discurso no mencionó las recientes relaciones establecidas con China. “De ahí que debamos seguir fortaleciendo los instrumentos para una buena vecindad, fomentar el desarrollo integral de la frontera y diseñar una política de seguridad efectiva para ayudar al bienestar de las dos naciones”, destacó.

Promete devolver la seguridad con reforma policial

El presidente Abinader anunció una reforma policial que promueva cambios en la cultura institucional y que impulse la profesionalización de los servicios que los agentes deben ofrecer a la ciudadanía ante la inseguridad que afecta al país. “Sin ley no hay seguridad, sin seguridad no hay libertad y sin libertad no hay democracia. Y el que tenga la tentación de sacrificar alguno de estos valores para preservar otro, los perderá todos”, dijo.

Sostuvo que la inseguridad afecta a miles de dominicanos y dominicanas. El 77% de la sociedad considera la delincuencia como su principal preocupación. Afirmó que ese problema debe ser solventado superando el viejo concepto de orden público, porque las causas de este mal son mucho más complejas y profundas. “Debemos mejorar y atender la prevención, creando oportunidades que cierren la puerta al recurso a la delincuencia a la vez que llevamos intensos programas educativos sobre el impacto negativo del alcohol y las drogas entre los más jóvenes. También fortaleceremos las acciones de disuasión estrechando la colaboración de la Policía con la sociedad a la cual debe servir y proteger. Esto requiere un esfuerzo colectivo tan grande como la meta que queremos alcanzar: un país sin violencia”, dijo.

Precisó para lograr ese objetivo se necesita implicar a todo el pueblo, pero en especial a aquellos que velan por la seguridad y libertad y por supuesto, al cuerpo de Policía Nacional. “El servicio de policía, tiene encomendadas tareas tan vitales para el desarrollo de nuestra nación, como proteger la vida, la integridad física de las personas, preservar el orden público o promover la convivencia ciudadana. Nuestra deuda con este servicio es tan grande como la obligación que tenemos para mejorarlo”.

Por: DL

Comentarios para este artículo

Otros Artículos

Botón volver arriba