Cartas del Lector

¡Se acerca el gran día!

Ya en la parte final de la campaña electoral, víspera del proceso desde las urnas, es oportuno que la colectividad votante se haga un examen de conciencia y defina cuales candidatos/as merecen que les otorguen sus votos.

Debe averiguar bien cómo es por dentro cada candidata/o. La votación es un asunto serio, de vergüenza, y de buen juicio por el bienestar común. La colectividad de votantes no debe ser cómplice de mala conducta de sus candidatos.

Asegúrese colectividad, de que sean honestos, transparentes, leales a las leyes, y a la Constitución; que no roben ni apoyen ladrones. Los bienes del Estado son bienes de la colectividad y son suyos también. No elija tramposos ni mentirosas. Elíjalos que trabajen por el bienestar de todos los dominicanos/as; que no gobiernen para su familia ni para grupos.

Vote por candidatos que no le avergüence con su mala conducta. Vote por la decencia del país; por el rescate de la vergüenza, la honorabilidad y la transparencia de los senadores y diputados de la República, del Palacio Nacional y sus dependencias. Vote, colectividad, por la credibilidad y confianza del poder Judicial y del ministerio público.

No venda sus votos; venderlos o comprarlos es fraudulento y produce triunfo inorgánico e ilegal. Fíjese en la pobreza de las promesas de los aspirantes a cargos electivos.

Hay candidatos al congreso y a la presidencia que nada tienen que ofrecer; que tuvieron la oportunidad de hacer y no hicieron. Por eso sus promesas son tímidas y confusas. Saben que la población no les cree por mentirosos y corruptos. No apoye la larga cola de algunos candidatos.

Ellos han corrompido la conducta de miles de jóvenes con sus acciones corruptoras. Son candidatos para ignorantes y delincuentes; tienen demasiados engaños acumulados. Han desacreditado la dignidad de nuestro origen de nación, y pisoteado la memoria de los padres de la patria, de los restauradores, de Caamaño, de Peña Gómez y de Juan Bosch.

Su compromiso y el nuestro es con Dios, con la patria y con la democracia. Solo te sugerimos, colectividad, que vote bien, que no vote por pillos, delincuentes y perversos, ni por mafiosos de oficio. Cuando tu, colectividad, vota mal, pierde el país y pierde tu. ¡A votar, con vergüenza y con dignidad!

Por: Lic. Santiago Martínez

Comentarios para este artículo

Mostrar más

Otros Artículos

Ver también

Close